Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las balsas mineras de Riotinto desaguan nuevos vertidos al río Odiel

Medio Ambiente toma muestras por si hay presencia de residuos tóxicos

Balsa de residuos mineros del municipio onubense de Riotinto. Ampliar foto
Balsa de residuos mineros del municipio onubense de Riotinto.

La historia se repite tres años después. Emed Tartessus, que pretende reabrir la instalación minera de Riotinto (Huelva), tuvo que desaguar ayer a la cuenca del río Odiel desde las viejas balsas de residuos. Según señaló la compañía, “la fuerte pluviometría registrada en los últimos días ha desencadenando la puesta en marcha del protocolo de seguridad”. Ese “protocolo” pasa por “desalojar de manera controlada” agua desde las balsas a un canal perimetral, que está conectado con uno de los afluentes del Odiel. El problema es que esas balsas contienen residuos tóxicos que pueden dañar el dominio público. Una portavoz de la empresa sostuvo ayer que fue “una descarga mínima”, aunque no precisó la cantidad.

Emed afirmó que la actuación fue comunicada a las Administraciones. Fuentes de la Junta en Huelva, corroboraron esta versión. Y detallaron que técnicos medioambientales estuvieron ayer “tomando muestras”, cuyo resultado se analizará para averiguar si se ha producido algún daño al dominio público.

A principios de 2010, Emed también realizó vertidos por las fuertes lluvias. Aquella actuación derivó en una sanción administrativa, que la Junta cerró a finales de 2012. Se impuso una sanción de 450.000 euros y una indemnización de 1,4 millones a las tres empresas que entonces tenían la propiedad de las balsas. Emed es ahora la propietaria de todos los terrenos. Pero el problema sigue ahí cuando las lluvias son fuertes. La empresa sostiene que se solucionaría si se reabriera la mina y se reutilizara el agua acumulada. Otros creen que la solución podría ser sellar esas balsas, que guardan los desechos de años de minería en la zona.