Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El camino de Santiago pasa por El Carme

El ‘Códice Calixtino’, en edición facsímil, se exhibe en una muestra en Valencia

Edición facsímil del Códice Calixtino, que se exhibe en el Centre del Carme, en Valencia.
Edición facsímil del Códice Calixtino, que se exhibe en el Centre del Carme, en Valencia.

El Códice Calixtino ha pasado de ser una joya bibliográfica, conocida sobre todo por los estudiosos, a una pieza clave en una trama con tintes de novelón best seller gracias a su hurto y posterior recuperación. Nada se dice de este suceso, ni del electricista de la imponente catedral de Santiago, autor confeso del robo, en la exposición que este lunes se inauguró en el Centre del Carme de Valencia. La muestra incide en el esplendor y la importancia histórica del códice; exhibe una edición facsímil del libro del siglo XII, cuya redacción se atribuye al Papa Calixto II, además de piezas originales, fotografías, dibujos, orfebrería y audiovisuales. El propósito es reflejar la “riqueza histórico-artística” generada en torno a los caminos de la peregrinación.

Organizada por la Xunta de Galicia, en colaboración con el Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana, la muestra A la luz del Calixtino. El Códice de Santiago, que podrá visitarse hasta el 31 de marzo, ofrece una “síntesis” de la “importancia cultural del Códice Calixtino, compuesto por cinco libros”, según explicó el comisario y jefe de Exposiciones del Xacobeo de la Xunta, Francisco Singul. Le acompañaban el director-gerente del Consorcio, Felipe Garín, y el secretario autonómico de Cultura, Rafael Ripoll.

Hacia 1120-1124, Diego Gelmírez, primer arzobispo de Santiago de Compostela, ordenó a un grupo de teólogos e ilustradores la compilación de cinco obras en el Libro de Santiago.

El más conocido de los cinco libros es el último. Se trata de una suerte de “guía” de las rutas jacobeas que describe los caminos, destaca santuarios con cuerpos de santos, habla de las gentes, comidas y costumbres, cita ríos y advierte de malos mesoneros, además de describir la ciudad de Santiago y la catedral románica. Junto a la reproducción de esta obra, se exhiben también láminas originales de Francisco Leiro que ilustran la versión gallega del códice.