Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

El corredor mediterráneo avanza

"No podemos bajar la guardia ahora cuando tanto está en juego en materia ferroviaria. Un área en la que nos jugamos el futuro de nuestra economía"

Las infraestructuras constituyen un elemento fundamental del desarrollo y competitividad de los territorios.

En estos momentos, el corredor mediterráneo, tanto de pasajeros como de mercancías, debe ser nuestra principal apuesta estratégica, porque en ello nos va el futuro de nuestro modelo económico.

Gracias a la unidad de acción de la sociedad civil de la Comunidad Valenciana, con AVE, Pro-AVE, puertos, patronales y cámaras de comercio a la cabeza, se han logrado importantes avances reivindicando ante la Administración central y ante la europea para que fuese declarada como prioritaria. Se ha trabajado de forma muy dura e intensa tanto a nivel interno como con las comunidades autónomas del arco mediterráneo y no queremos dejar de destacar el importante papel que el equipo de la Consejería de Infraestructuras ha jugado.

Y por todo ello podemos afirmar que el corredor mediterráneo avanza.

Pero los tiempos de la realización de las infraestructuras de comunicación son tan importantes como su ejecución. Y en esta cuestión no hemos sido tan afortunados, a pesar de los esfuerzos realizados. Es por ello que no podemos bajar la guardia ahora cuando tanto está en juego en materia ferroviaria. Un área en la que nos jugamos el futuro de nuestra economía.

Desde Pro-AVE valoramos positivamente que los compromisos adquiridos por los actuales titulares del Ministerio de Fomento, se están cumpliendo. La licitación de los distintos tramos en los últimos meses para la ejecución del tercer carril, son prueba de ello.

Pero las buenas noticias no deben hacernos perder de vista el verdadero reto que como sociedad tenemos antes nosotros, que no es otro que convertir a la Comunidad Valenciana en un nodo logístico para el sur de Europa. Si, como parece, los proyectos constructivos están finalizados, especialmente el de Castellón-Sagunto, no puede perderse tiempo en acabar de licitar todos los tramos y en ponerse en marcha las obras.

En todo caso, si bien la ejecución del tercer carril es una condición necesaria para generar un proceso de crecimiento económico sustentado en el tráfico de mercancías entre Asia y el centro y norte de Europa, a través de los puertos valencianos, en modo alguno es suficiente para generar las oportunidades de desarrollo que el Corredor promete.

Si no se priorizan también, y en paralelo, las actuaciones en materia de infraestructuras que completen el “verdadero” corredor en un plazo prudencial, especialmente la alta velocidad entre Valencia y Tarragona y las correspondientes a la plataforma logística, será imposible convertir a los puertos valencianos en un importante punto de tránsito entre Asía y Europa e impulsar las actividades logísticas, de transformación y del terciario avanzado que esto generaría. Un proceso capaz de cambiar el modelo de desarrollo valenciano y estimular de forma sostenible el crecimiento nacional.

La pelota está en manos del Ministerio de Fomento, y esperamos del buen sentido de la Ministra y de una actitud decidida para acelerar un proyecto que tiene todo el apoyo de Bruselas.

Pero los responsables públicos y la sociedad civil valenciana también debemos hacer nuestra parte, reivindicando seriamente y con sólidos argumentos un proyecto que no sólo nos beneficia a nosotros sino también a el conjunto de España y a la propia Unión Europea.

Pero tan importante como es el avance de la ejecución del Corredor Mediterráneo, es la definitiva finalización de las obras del AVE Madrid-Alicante.

Desde Pro-AVE hemos defendido siempre la trascendencia económica y social de la línea Alicante-Madrid en alta velocidad y la necesidad de que estuviese finalizada para el año 2010.

Desgraciadamente el retraso en la ejecución se ha cebado en el proyecto. Un proyecto que permitía unir Madrid con Alicante, dos ciudades hermanadas desde hace siglos y que mantienen una intensa relación social y económica. Porque no debe olvidarse que más de un millón de ciudadanos madrileños disfrutan de sus residencias en las costas alicantinas y de los servicios turísticos que las mismas ofrecen.

Si hay una ciudad que, por razones históricas, económicas y sociales debiera haber sido la primera en conectarse en alta velocidad con la capital de España, esa es Alicante. Si el AVE ha sido fundamental para la ciudad de Valencia, lo será mucho más para Alicante y su provincia. Pero por desgracia, parece que esa no ha sido la opinión de los que han gobernado el país.

A pesar de todo celebramos que, como anunció la ministra, Alicante y Madrid por fin estarán unidas para el mes de junio de 2013, para las fiestas de San Juan, con una sensible reducción de los tiempos de transporte y una significativa mejora del confort. Algo que beneficiará a millones de ciudadanos españoles y a la economía del sur de la Comunidad Valenciana.

Federico Félix Real - Presidente de la Fundación Pro-AVE