Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reus planea presentarse como acusación en el ‘caso Innova’

El juez imputa a Josep Prat y Carles Manté hasta seis presuntos delitos

El Ayuntamiento de Reus (Baix Camp), gobernado por CiU y PP, ha encargado un informe a sus abogados para decidir si se persona en la causa abierta contra el expresidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS) Josep Prat, y el exdirector del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) Carles Manté, imputados en el caso Innova, que afecta al holding de empresas municipales de Reus que Prat dirigió. La deuda del Ayuntamiento de Reus y sus empresas asciende a 389 millones de euros.

El Ayuntamiento decidirá su postura durante la semana que viene, explicó ayer el alcalde, Carles Pellicer (CiU). Si finalmente da el paso, la Corporación Municipal deberá acordar si se persona en calidad de acusación popular, particular o como parte afectada. “Cuando se conozca la exacta dimensión del procedimiento judicial en curso, siempre con el asesoramiento de los servicios jurídicos municipales y de nuestros abogados, tomaremos las decisiones en defensa de los intereses de la ciudad”, aseguró Pellicer.

Con todo CiU, PP y el PSC tumbaron ayer una propuesta de la CUP para que se celebrara un pleno extraordinario para tratar los presuntos casos de corrupción, propuesta que sí fue apoyada por Ara Reus. Continúan “escondiendo la cabeza bajo el ala haciendo ver que todo lo que está pasando estos días no va con ellos”, afirmó el regidor de la CUP, David Vidal.

El Juzgado de Instrucción número 3 de Reus acordó el jueves la libertad provisional de Prat y Manté tras ser detenidos por la Guardia Civil el miércoles y registrar sus domicilios. Ambos están imputados por malversación de caudales públicos, estafa, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas a funcionarios, blanqueo y contra la Hacienda pública, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Además, el juez les ha retirado el pasaporte y les prohíbe salir de España.

Entre otros, la Guardia Civil sospecha que Innova pagó por servicios que jamás se realizaron. En este apartado figurarían los 13.000 euros mensuales —en total 720.000 euros sin IVA— que cobró Manté durante cuatro años en concepto de “consultoría estratégica”, según un informe municipal, y por el que Ara Reus presentó una querella. David Rocamora, abogado del exdirector del CatSalut, afirmó ayer que presentarán “pruebas” de que las facturas están “documentadas” además de “declaradas a Hacienda”.

Pero el caso Innova no se limita a este episodio; los agentes analizan todos los contratos que el holding firmó porque sospechan que pudieron pagarse sobreprecios en convenios y adjudicaciones. En este punto, Prat está en el ojo del huracán porque pilotó el holding durante años, ya cuando este empezó a dar sus primeros pasos, 1985 a 1998, y después, entre 2003 a 2012. El expresidente del ICS dirigió Innova bajo los mandatos de los alcaldes socialistas Josep Abelló y Lluís Miquel Pérez, quienes gobernaron Reus durante 32 años, y también durante los siete primeros meses de alcaldía del convergente Pellicer. Este dijo ayer no tener “ningún miedo” por los procesos judiciales en marcha y se mostró seguro de que no se han cometido irregularidades bajo su mandato.

En agosto del año pasado el Consistorio presentó una auditoría de gestión de Innova que abarcó de 2009 a 2011. Esta reveló contrataciones a dedo, pago de sueldos e incentivos a altos cargos de manera injustificada, concesiones de avales dudosos y facturaciones irregulares.

La auditoría detectó irregularidades en el Grupo Salud, pilar de Innova, que controla el hospital de Sant Joan de Reus y una decena de ambulatorios, hospitales, residencias de ancianos en la provincia de Tarragona. Se comprobó que la facturación a las “mutuas y aseguradoras” no se correspondía con lo que se cobraba realmente.