Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Se llevan el dinero fuera y despiden a los trabajadores”

Decenas de miles de personas claman contra las políticas de recortes del Gobierno y la corrupción

Pancarta de uno de los asistentes a la multitudinaria manifestación de Valencia.
Pancarta de uno de los asistentes a la multitudinaria manifestación de Valencia.

Contra los recortes, contra el Gobierno, contra la corrupción. Los lemas de la multitudinaria manifestación que discurrió anoche por el centro de Valencia giraron en torno a esos tres ejes. Pedro, funcionario, y Jacinta, profesora de Algemesí, sintetizaban el sentir general en la pancarta que portaban: “Todos los corruptos a la cárcel y embargados, comenzando por el presidente [Mariano Rajoy]”. “Se está arruinando al país, se roba los dineros a la gente pobre y se llevan el dinero fuera, mientras se despide a los trabajadores”, explicaba Pedro.

Unas 75.000 personas, según los organizadores, y unas 12.000, según la Policía Local, se sumaron a la marcha en la que confluyeron las cuatro columnas convocadas por la Cumbre Social en las Torres de Serranos, Torres de Quart, Pont d'Aragó y Plaza de España. Fue, en cualquier caso, la manifestación más multitudinaria de los últimos meses.

Encabezaba la protesta una pancarta conjunta con el lema Totes les personas i totes les reivindicacions juntes. “Estamos al límite y queremos una democracia verdadera, que se acabe la corrupción, que se acaben los recortes y que no se ataque más el bienestar social y los derechos laborales y sindicales", señalaba Alberto Martínez, representante de ATTAC, uno de los colectivos convocantes. Unas 40 entidades ciudadanas, sociales, sindicatos y otros colectivos organizaron la protesta inscrita en el movimiento estatal Marea ciudadana. En Alicante y Castellón también hubo manifestaciones.

La manifestación se detiene frente al domicilio de Camps

Por las calles del centro de Valencia se escucharon gritos como “Gobierno dimisión” o “Políticos al paro, banqueros a la cárcel”. También consignas contra la monarquía y a favor de la república, acompañadas con banderas. Se vieron pancartas, pero menos que en convocatorias sectoriales. Sanidad pública para todos, Por una educación pública y de calidad decían algunas de ellas. Hubo muchas alusiones a los sobresueldos supuestamente pagados en el PP tanto verbales como escritas.

Junto a Mariano Rajoy, el expresidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, fue otra de las dianas del gentío. Sobre todo cuando la marcha pasaba por delante de su domicilio. La gente se paraba y coreaba “culpable, culpable” o “chorizo, chorizo”. Una mujer vestida de fallera fue especialmente jaleada. Se situó frente a los policías, apostados a ambos lados del portal, mostrando su cartel ante el aplauso de la riada de gente. Senyor pirotècnic pot començar la revolució, decía.

La marcha desembocó en la plaza del Ayuntamiento. Allí, un extrabajador de RTVV, despedido por el ERE de la televisión pública, leyó el manifiesto de los organizadores. Denunciaron que la Comunidad Valenciana, después de 18 años de gobierno del PP, “se encuentra en el furgón de cola en cuanto a derechos y libertades”, y es “pionera en despilfarro de los presuntos públicos, en propuestas de ocio megalómanas y en una corrupción política sin parangón en Europa”.

Como alternativas y “soluciones” propusieron “justicia social y ambiental, transparencia y democracia participativa" y la “defensa de unos servicios públicos de calidad y universales”.

La manifestación fue impulsada por las asambleas del 15-M de la Comunidad Valenciana, los sindicatos CCOO, UGT, Intersindical y CGT, los partidos Esquerra Unida y Compromís, la Coordinadora de ONGD, la Confederació d'Associacions de Venïs i Consumidors de la Comunitat Valenciana o Acció Cultural del País Valencià. Se unieron otros colectivos como Stop Desahucios o trabajadores de RTVV o FGV, e inmigrantes que reivindicaban una sanidad "para todos”.