Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite un decano de la Politécnica y todo su equipo por los recortes

La Politécnica prevé el despido de 300 trabajadores y bajadas de sueldo

“Esta situación es insostenible”, dice el dimisionario, que culpa a la Comunidad de Madrid

Javier Sampedro, decano de Inef de la Politécnica de Madrid. Ampliar foto
Javier Sampedro, decano de Inef de la Politécnica de Madrid.

"Aquí solo dimitimos el Papa y yo, que soy Sampedro”. Quizá es la única frase con cierto tono humorístico que ha pronunciado hoy Javier Sampedro, decano dimisionario de Inef (Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Esta mañana ha presentado en la junta de facultad "por dignidad humana" su dimisión y la de todo su equipo (un secretario y cinco vicedecanos) para protestar contra los recortes y para que las negociaciones entre la Universidad y los representantes de los trabajadores “lleguen a un arreglo”.

El Rectorado mandó el pasado viernes una propuesta que supone el despido de 301 trabajadores y bajadas de sueldo generalizadas. Desde el lunes, se han producido protestas y reuniones en la Universidad, que previsiblemente aprobará estas medidas en un Consejo de Gobierno convocado para el sábado.

Sampedro asegura  a EL PAÍS que su dimisión “irrevocable” es “una llamada de atención” ante una situación que considera “insostenible”. Y culpa directamente al Gobierno regional: “La Comunidad de Madrid nos está aplicando recortes y recortes cada año, ya no hay donde recortar más”, dice el ex decano, que defiende al actual rector, Carlos Conde, porque “está haciendo todo lo posible”.

Conde explicaba ayer en una carta interna a los trabajadores que la Comunidad ha reducido 39 millones el presupuesto de 2013 en subvención nominativa y por el ajuste de precios de la subida de tasas aplicadas a los alumnos. Alertaba de que la "liquidez de la UPM no permitiría tan siquiera el abono de las nóminas de sus trabajadores en un corto espacio de tiempo", entre otros argumentos.

"Estamos sufriendo muchísimo a nivel económico y de calidad y con la reducción que se nos impone el día a día de la Universidad es inviable", considera Javier Sampedro. Asegura que 11 de los 301 posibles despedidos es personal de administración y servicios de su facultad. "No vamos a tener personal para laboratorios, como mecánica, análisis de movimiento o análisis de juego", ha explicado. Sampedro alerta también de las dificultades para avanzar en la investigación y la docencia. "¿Qué competitividad vamos a tener con el resto de Europa si no podemos hacer un producto bueno?", se pregunta. Y lanza un deseo: "Ojalá dimitan más para que todo esto se estudie de otra manera".