El PSOE plantea “desprestigiar” a empresas que abandonen Sevilla

Juan Espadas: “No compremos productos de marcas que despiden sin motivo”

Imagen de la fábrica de Danone en Sevilla.
Imagen de la fábrica de Danone en Sevilla. PACO PUENTES

“Empecemos a no comprar productos de empresas que echan a sus trabajadores sin motivo o justificación”. Esta es la propuesta que planteó este viernes el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, tras ser preguntado por el cierre, anunciado el pasado jueves, de la fábrica que Danone tiene en la capital. Según el portavoz socialista, la ciudad está viviendo en los últimos meses un “escenario de huida” de empresas que, como Danone o, hace unas semanas, la compañía envasadora y comercializadora de aceites Cargill, han anunciado el cierre de sus plantas sevillanas.

Espadas asegura que su propuesta responde a una “indignación contenida” por una situación que se repite: “Es raro el día que no tengo una llamada o una reunión por lo mismo”, lamenta el dirigente socialista, que sostiene que la decisisón de las empresas carece de “justificación” porque sus números son positivos. En el caso de Danone, la compañía ha anunciado el cierre de la planta de Sevilla, con 40 años de vida y la única de esta empresa en Andalucía, para trasladar toda la producción a las fábricas de Aldaya (Valencia) y Tres Cantos (Madrid).

La decisión afectará a 85 trabajadores, que aseguran que la medida no se sostiene en datos económicos porque la planta de Sevilla produjo el año pasado 45.000 toneladas de yogur y otros lácteos, lo que la sitúa como “la mejor fábrica multiproducto” de la marca. El secretario general de Empleo de la Junta de Andalucía, Antonio González Marín, pidió ayer por carta a los responsables de la empresa que reconsideren su decisisón, para lo que el Gobierno andaluz pone a su disposición las medidas de apoyo e incentivos con los que cuenta la Administración andaluza.

“Son empresas que se sienten inexpugnables y puede que solo respondan a estímulos que le duelan en la imagen. El objetivo sería que se repensasen su decisisón por su impacto en el mercado”, explica Espadas, que cree que la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy ha dejado a los trabajadores e incluso a los gobiernos en una situación de “indefensión”.

Por eso el portavoz socialista propone que estas “campañas de desprestigio” sean promovidas desde las instituciones.

“Estos cierres no pueden contar con la complicidad y el silencio de las administraciones. No hay motivos que justifiquen ataques como estos al empleo y al tejido productivo”, advirtió el portavoz del PSOE. Si las instituciones consideran que no deben abanderar campañas negativas, Espadas propone que se articulen en el sentido contrario: campañas que incentiven a consumir productos de empresas que apuesten por determinados valores. Se trata, dice el socialista, de involucrar al consumidor para que decida. “Hay empresas que ponen a muchas familias en la calle sin justificarlo. Lo oportuno sería que cuando el consumidor llegue a la estantería del supermercado y tenga que elegir entre esa compañía y otra que ha hecho contratos y ha apostado por la ciudad, se quede con la última”.

La propuesta de Espadas fue recibida casi con sorna por el portavoz del gobierno municipal, Francisco Pérez (PP). “Siento vergüenza ajena”, dijo. En su opinión, la idea es “una infantilidad” fruto de un planteamiento “demagógico”. El portavoz socialista no se da por aludido y considera que para que los ciudadanos recuperen su confianza en los políticos hay que empezar a hacer propuestas “valientes”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50