Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresarios valencianos y catalanes apoyan la macrorregión mediterránea

AVE y el Círculo de Economía hacen un llamamiento a superar tensiones territoriales

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, entre Josep Piqué y Vicente Boluda.
El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, entre Josep Piqué y Vicente Boluda.

El presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Vicente Boluda, y el del Círculo de Economía catalán, Josep Pique, reclamaron ayer la construcción urgente del corredor mediterráneo a pesar de las dificultades por las que atraviesan la economía española y europea. Ambos se emplazaron a sumar esfuerzos en un acto en Tarragona organizado por las dos entidades en defensa de la estructura ferroviaria que finalizó con la presentación de un manifiesto. El texto, bautizado como Manifiesto de Tarragona, expone la necesidad de superar las tensiones territoriales para tejer una macrorregión con la que competir en los mercados mundiales, reivindica la industria como generadora de empleo, además de la oportunidad de las comunidades catalana y valenciana de apoyarse en proyectos estratégicos comunes, siendo el corredor mediterráneo el más importante.

El documento destaca que el corredor ferroviario mediterráneo, pese a las dificultades económicas y la falta de disponibilidad de recursos para dotación de infraestructuras, constituye la inversión “la inversión más razonable en términos de rentabilidad social y económica”. Asimismo, subraya que el desarrollo de una gran región económica mediterránea “avanzada, bien comunicada e innovadora” permitiría a España mejorar sus oportunidades.

Durante el encuentro el presidente del Círculo de Economía exigió al Gobierno que el proyecto ferroviario se convierta en una realidad, al margen de los debates políticos, para garantizar la viabilidad de las empresas exportadoras. “Pido a los políticos voluntad de consenso”, dijo Piqué, quien a la vez insistió en las posibilidades que ofrece el corredor para salir de la crisis, en especial, en lo referente a explorar nuevos mercados como el africano o el sureste asiático.

Boluda, por su parte, insistió en que el corredor mediterráneo concentra el 44% del comercio exterior de España, el 40% del PIB o el 55% del tráfico de mercancías. Por eso consideró “inadmisible” que el trazado no esté aún en funcionamiento y cargó contra la estructura “radial” de España. “Todo empieza y acaba en Madrid, ese es el problema”, aseguró el presidente de AVE. En el acto, al que asistieron un centenar de empresarios, académicos y políticos, también intervino la consejera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana, Isabel Bonig, quien celebró que el corredor se haya incorporado a las redes prioritarias transeuropeas porque podrá abastecer a millones de personas a lo largo de su eje. “Valencia necesitaba este proyecto, en una economía globalizada no podemos mirar solo dentro de nuestras fronteras”, explicó Bonig. Este último planteamiento fue refutado por el secretario de Territorio y Movilidad de la Generalitat catalana, Ricard Font.

El Gobierno ha destinado una partida para el conjunto del corredor mediterráneo de 1.019,31 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado de este año. De estos, 270 millones están destinados a la adaptación UIC, es decir, el tercer carril, con 160 millones previstos para Cataluña y 110 para la Comunidad Valenciana.

El alcalde de Castellón, Juan Alfonso Bataller, por su parte, confió ayer en que el corredor mediterráneo llegue a su ciudad en 2015 y a Alicante un año después, mientras que el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, lamentó el retraso del Gobierno en comprometerse con la implantación del ancho europeo. En este sentido, el presidente de la Fundación Pro AVE, Federico Félix, fue el más crítico. “O tenemos el tercer carril ya o no podremos exportar, o tendremos un desastre de precios. Vayamos todos unidos a por el corredor, nos jugamos el futuro”, reivindicó Félix. Además, en el acto de ayer los presidentes de AVE y el Círculo de Economía se emplazaron a trabajar unidos en adelante en otros dos frentes: la mejora del modelo de financiación autonómico y a solucionar el “déficit hídrico”. “La racionalidad en el uso de recursos tan básicos como el agua tiene que estar por encima de los sentimientos”, concluyó Piqué.