Diez llamadas para colocar a una socialista en Montcada

El 'número dos' del PSC y Manuel Bustos “presionaron” a la alcaldesa

Daniel Fernández, diputado autonómico del PSC.
Daniel Fernández, diputado autonómico del PSC.

El alcalde de Sabadell, Manuel Bustos; su hermano, el concejal Paco Bustos; y el número dos del PSC, Daniel Fernández, tenían una misión: buscarle un trabajo (bien remunerado, a poder ser) a la mujer del jefe de los servicios jurídicos del ayuntamiento, Marcel Galofré, un hombre de la máxima confianza del clan Bustos que lleva más de diez años en el cargo. Vieron la oportunidad de oro en Montcada i Reixac, donde iba a salir a concurso un nuevo cargo directivo. Y lograron su objetivo “presionando” a la alcaldesa, María Elena Pérez, a la que, a tenor de sus conversaciones, desprecian profundamente.

 El juez del caso Mercurio, de presunta corrupción, ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que impute al dirigente socialista por tráfico de influencias. Las pruebas: diez llamadas telefónicas que los implicados mantuvieron entre enero de 2012 y el 29 de mayo, cuando a la enchufada, Carmina Llumà -que había sido secretaria general de Obras Públicas con el gobierno triaprtito- le fue adjudicada la plaza. “¿Te acuerdas de la mujer del Marcel que estaba en el mercao y tal... ¿Tienes algún sitio por ahí que tengamos necesidad?”, pregunta el alcalde a su hermano, ambos imputados ya por tráfico de influencias. Manuel Bustos reitera la petición al secretario general de la Federación Catalana de Municipios (que él mismo preside), Adolfo Moreno Sansano, ya que “la llamada aquella al Quim” (...) “no salió bien”. “Ella puede ser secretaria accidental de algún ayuntamiento, yo creo que sí”, responde Bustos.

Más información

El Ayuntamiento de Montcada publicó las bases del concurso público para designar director de área territorial en abril de 2010. Las bases dejan claro que es un puesto “no permanente” y que solo pueden optar a él “aquellos candidatos que hayan obtenido de la empresa de selección el resultado de apto”, según la exposición razonada que el juez de Sabadell ha enviado al TSJC. Las ocho llamadas restantes que acreditan el presunto tráfico de influencias se suceden a partir de esa fecha.

Las cosas no van bien. Carmina Llumà parece no dar el perfil para el cargo -retribuido con 52.000 euros anuales- y hay otras candidatas mejor situadas. Manuel Bustos hace un encargo a su hermano: “He estado con ella (Llumà) y me he quedado muerto con lo que me ha explicado. Creo que tendrías que coger el coche e ir a hablar con ella (la alcaldesa) en Montcada. Si pasa alguna cosa que no es la que tiene que pasar tendremos un problema”. Paco Bustos cumple, visita a la alcaldesa y regresa más tranquilo. “No, solo para decirte que ya he estado con ella y que todo bien y controlado”. Pese a que ambos hablan “de forma críptica y en clave”, dice el juez, el significado de lo que ha ocurrido no da lugar a dudas: ambos ejercen “presiones” sobre la alcaldesa mediante “entrevistas personales” en una relación que “no es entre iguales”.

La tesis del juez la confirma la advertencia posterior del alcalde a Daniel Fernández: “Llámala (a la alcaldesa), no te fíes porque esta niña es tonta del culo (...) Y, si no la apretamos un poco, se va a dejar influenciar por la mala gente que tiene a su alrededor”. El secretario de organización del PSC habla con María Elena Pérez y se mofa de los procedimientos públicos de contratación: “Ahora, cuando fichan a un directivo (en Montcada), tiene que haber un proceso de selección y para eso tienen contratada a una empresa. Ríete, ríete, Pepita. Pues la empresa ha hecho un informe, un psicotécnico (...) y declara no apta a nuestra candidata (...) Bueno, pues yo le he dicho, oye, que cojan a la empresa y el no apta que quiten el no, ¿vale?” Fernández da a entender que un político puede decirle a esa empresa que dé la mejor puntuación a la candidata a la que quiera colocar. Y Bustos se carga de un plumazo cualquier atisbo de transparencia en la administración: “No no, hay que cambiarla, ya le he dicho. Hablaré con mi hermano y la cambianos y ya está, tú”.

Cinco días antes del nombramiento, el ambiente es distendido. Los Bustos convienen que el tema “se está resolviendo”. La buena nueva se confirma el 29 de mayo. Paco le dice a Manuel: “Solo para que lo sepas, lo de la Carmina, que hoy han firmado el decreto, ya se lo han dicho. El lunes empieza a trabajar”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50