Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas asegura que la independencia facilitaría la lucha contra la corrupción

Unió Democràtica publicará sus cuentas tras ser condenada por financiación irregular

Artur Mas, ayer en la clausura de la Asamblea de la Associació Catalana de Municipis.
Artur Mas, ayer en la clausura de la Asamblea de la Associació Catalana de Municipis.

Desbordado por los casos de corrupción que afectan a Convergència i Unió, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, encontró ayer la manera de vincular esta lacra con su hoja de ruta soberanista. El presidente catalán, en un acto con alcaldes, aseguró que la corrupción es un “hándicap” para las aspiraciones nacionales de Cataluña, pero al mismo tiempo aseguró que con la independencia —o con el “Estado propio”— Cataluña tendría más “herramientas” para combatirla”.

Mas enumeró los que en su opinión son los tres problemas que existen para avanzar en su hoja de ruta soberanista: la crisis económica, las carencias que pueden producirse en el Estado del bienestar fruto de ella, y lo que llamó “temas vinculados a la transparencia, fraudes e irregularidades” que socavan la confianza de la ciudadanía. Por ello lanzó un llamamiento a los alcaldes de la Associació Catalana de Municipis para trabajar conjuntamente en la solución de los mismos. Se da la circunstancia que esta entidad se vio envuelta el año pasado en un presunto caso de corrupción por cobros irregulares de dinero público que la fiscalía está investigando.

Hasta ahora, Mas había incidido siempre en que la eventual independencia de Cataluña aportaría mayores cotas de bienestar social entre sus ciudadanos, un mejor clima empresarial e incluso menos impuestos. Sin embargo, la situación irrespirable de la política catalana, le llevó ayer a asegurar que también la corrupción sería un problema más abordable fuera de España. En un discurso plagado de agravios por la actuación del Gobierno central, Mas llamó a aprobar “códigos de buenas prácticas” en todas las administraciones para recuperar “el clima de confianza entre las instituciones y la sociedad”.

Artur Mas sigue sin aclarar qué hará Convergència Democrática si, como todo apunta, su secretario general, Oriol Pujol, es imputado por tráfico de influencias en el marco del llamado caso de las ITV, de presunto amaño de concursos públicos. Convergència insiste en que Pujol no tiene por qué dimitir si resulta imputado, aunque él ha dejado la puerta abierta a dejar alguno de sus cargos.

Unió, tras la sentencia que confirma que se financió irregularmente, anunció ayer que hará públicas sus cuentas como medida de transparencia.