Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Complutense pone fecha al traslado de una de las capillas

El decano de Geografía e Historia quiere cambiarla el curso que viene

La negociación entre la Universidad y el Rectorado prosigue en 15 días con otra reunión

Interior de la capilla de la Facultad de Geografía e Historia. Ampliar foto
Interior de la capilla de la Facultad de Geografía e Historia.

Si uno sigue la comunicación oficial, pareciera que en el encuentro no ocurrió prácticamente nada. La primera reunión de la comisión mixta encargada de analizar el futuro de las capillas en la Universidad Complutense —formado por representates del campus y del Arzobispado de Madrid— se reunió ayer durante más de una hora para estudiar el traslado del oratorio de Geografía e Historia “por razones técnicas”. “Expuestas las razones por ambas partes y tras un interesante intercambio de opiniones” decidieron volver a reunirse en 15 días, señala el comunicado oficial de la Universidad.

La Junta de Facultad de Geografía (en la que participan profesores, personal administrativo y alumnos) aprobó hace casi un año el cambio de la sala por otra más pequeña alegando problemas de espacio. En 2010 solicitaron su cierre sin éxito. “Si el acuerdo se hace efectivo en la renión prevista dentro de dos semanas, cambiaríamos las salas el curso que viene, porque tenemos que acometer obras en verano”, explicó ayer a este periódico el decano de Geografía, Luis Enrique Otero.

El encuentro reabre el debate sobre la presencia de capillas en el campus público. La Complutense quiere quitar los ocho oratorios que hay en sus dependencias, recogidos en un convenio de 1993 que se debe revisar cada 10 años, una fecha que coincide con 2013. Pero negocia con pies de plomo, paso a paso y con sigilo.

Ayer empezaron por el motivo oficial, el traslado pedido por Geografía. El decano, Luis Enrique Otero, desgranó los detalles de la falta de espacio y aludió al acuerdo respaldado por los distintos estamentos de su facultad. El obispo auxiliar de Madrid, César Franco, replicó que pasar de un espacio a otro más reducido “dificultaría la labor pastoral” y podría suponer algún conflicto. Franco solicitó que le enviaran la propuesta por escrito para que la revise el Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, antes de dar una respuesta. Volverán a quedar en 15 días.

La única referencia al cierre definitivo de las capillas universitarias, según fuentes de la negociación, la hizo el obispo auxiliar para desmarcarse de las protestas de organizaciones como la asociación antiabortista Hazteorir.org, que ha recogido miles de firmas contra el cierre desde hace semanas.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram