Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas aumenta la presión sobre el PSC para que se sume a la “histórica” declaración

El PSC insiste en que no apoyará el texto pactado, pero se presta a negociar hasta el final

El nuevo redactado subraya el peso del Parlament en el proceso y recalca la importancia de la "cohesión social"

El diputado de PSC, Maurici Lucena, registra las propuestas de enmienda de su partido a la declaración soberanista que debe aprobarse mañana en el Parlament.
El diputado de PSC, Maurici Lucena, registra las propuestas de enmienda de su partido a la declaración soberanista que debe aprobarse mañana en el Parlament. EFE

Convergència i Unió, Esquerra e Iniciativa han presentado esta mañana un redactado nuevo para la declaración soberanista que se votará el miércoles en el Parlament. El Partit dels Socialistes rechaza todavía el texto, pese a la presión de todos los partidos para que se una a las formaciones que defienden el derecho a decidir. Esta mañana el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha aumentado la presión sobre los socialistas al exigirles que se sumen al consenso en una votación "histórica" y no se pongan "al lado del Partido Popular".

Mas ha enfatizado la importancia de la votación y ha recordado que todos los partidos han hecho renuncias. CiU y ERC eliminaron todas las referencias al Estado propio para atraer a los socialistas."Todos hemos hecho renuncias para incorporar a otras sensibilidades. Ahora le toca al PSC. Se han encontrado mucha generosidad", ha aseverado Mas. "Si los socialistas vienen mejor, pero si no vienen el proceso no se para", ha aclarado el presidente catalán.

El papel fundamental del Parlament en el proceso soberanista y la voluntad de implicar a todos los agentes sociales y económicos son las dos principales novedades del  nuevo texto soberanista registrado esta mañana en la Cámara catalana y cuya votación se prevé en menos de 24 horas Esos añadidos han permitido sumar a Iniciativa per Catalunya (ICV) al documento inicial suscrito por CiU y Esquerra Republicana (ERC).

El Partit dels Socialistes (PSC) sigue desmarcado del acuerdo, aunque su portavoz parlamentario, Maurici Lucena, ha insistido en que están dispuestos a negociar hasta el último momento. El principal escollo a superar es que el PSC considera que el nuevo texto supone una declaración de soberanía del pueblo de Cataluña contraria a la Constitución.

Como alternativa, los socialistas proponen que se elimine esa referencia y que la declaración diga únicamente que "el pueblo de Cataluña tiene, por razones de legitimidad democrática, carácter de sujeto político", sin el añadido "y jurídico soberano". El PSC considera que la declaración solo debe contener el reconocimiento del derecho a decidir para que sea "legal pactado y vinculante". Es decir, siguiendo la vía de Escocia y del Quebec.

La nueva declaración añade dos apartados y eso es lo que ha permitido ampliar el consenso con Iniciativa-Esquerra Unida. El primero de ellos asegura que "el Parlament en tanto que la institución que representa al pueblo de Cataluña tiene un papel principal en este proceso y por tanto se deberán acordar y concretar los mecanismos y las dinámicas de trabajo que garanticen este principio".

El segundo apartado novedoso propone que el Parlament y el Gobierno catalán "han de hacer partícipes activos en todo este proceso al mundo local y al máximo de fuerzas políticas, agentes económicos y sociales, y entidades culturales y cívicas", así como "concretar los mecanismos que garanticen este principio".

El portavoz socialista Maurici Lucena ha reiterado que la declaración pactada a tres bandas es un error porque "confunde el instrumento (consulta) con el objetivo (soberanía). "El PSC defiende un derecho a decidir neutral, a la británica y a la canadiense", ha dicho Lucena, quien considera que "no existe precedente del camino que se quiere seguir aquí, excepto las repúblicas bálticas que estaban bajo la bota de la URSS".

Más información