Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella enfurece a los jóvenes del PP

La alcaldesa apuesta por "suprimir" la organización juvenil para que los jóvenes "se dediquen a estudiar o trabajar"

Asegura que la corrupción de los políticos “es un reflejo de la sociedad”

La alcaldesa de Madrid se ha mostrado partidaria de eliminar las Nuevas Generaciones de los partidos políticos Vídeo: LIVE!_EL PAÍS

“Cuando los veo, les pregunto, qué haces aquí en lugar de estar trabajando o estudiando. Yo suprimiría las nuevas generaciones de los partidos, la gente donde tiene que estar con 16 o 17 años es formándose”. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella (Partido Popular), ha apostado de esta manera por la propuesta de su amiga y presidenta de la formación en Madrid, Esperanza Aguirre, de exigir a los políticos una profesión para poder acceder a un cargo público o de representación. Sus palabras han enfurecido a la organización juvenil del PP, Nuevas Generaciones, que ha respondido en un comunicado que “no comparte ni entiende esas declaraciones”.

Botella no suele detallar en público sus opiniones políticas. En las materias que trascienden el ámbito municipal, se limita a seguir la senda de lo ya dicho por los portavoces del Gobierno de Mariano Rajoy. Es fiel hasta la extenuación al Partido Popular, incluso aunque entre en contradicción con sus propias ideas. Hoy, sin embargo, ha reflexionado en voz alta durante la rueda de prensa habitual tras la Junta de Gobierno, a preguntas de los periodistas sobre los últimos casos de corrupción en su partido y en otros.

"La sociedad debe pedir lo máximo a los políticos, pero también debe pedirse lo mismo. Esa exigencia a los políticos tiene que ir a acompañada de la misma actitud. Los políticos somos reflejo de la sociedad, no somos alguien que surja por generación espontánea", ha dicho. Como ejemplo, ha contrapuesto el cobro ilegal de ayudas a la dependencia de perceptores ya fallecidos a las cuentas en paraísos fiscales del ex tesorero y ex senador del PP Luis Barcenas investigadas por la justicia.

Botella no ha querido opinar sobre las sospechas que rodean la compra de un ático en Marbella por parte de González, pero ha añadido: "Es el momento de cambiar hábitos y muchos valores que han imperado en nuestra sociedad en los últimos años". Y ha aportado una idea muy alejada de los postulados políticos tradicionales: "Yo suprimiría las nuevas generaciones de los partidos, la gente donde tiene que estar con 16 o 17 años es formándose. De hecho, cuando los veo, les pregunto qué haces aquí en lugar de estar trabajando o estudiando".

La alcaldesa ha dicho esto flanqueada en la mesa por dos miembros de su Gobierno que proceden de Nuevas Generaciones del PP. Durante toda la tarde, el Ayuntamiento ha recibido mensajes de censura desde gente relacionada con esta organización, que a media tarde ha emitido un comunicado airado. Su presidenta, Beatriz Jurado, ha señalado que no “entiende ni comparte” las declaraciones de Botella, defendiendo que “los miles de afiliados” colaboran “para construir una mejor sociedad” sin recibir “remuneración alguna a cambio”. “No podemos permitir que en cada situación difícil se ataque a la juventud”, porque “una sociedad que no tiene en cuenta a sus jóvenes no tiene futuro, al igual que un partido que no apuesta por sus jóvenes está condenado al fracaso”.

Poco después, el Ayuntamiento ha respondido con otro comunicado en el que puntualiza que no está en contra de que los jóvenes participen en política, pero se reafirma en que esas organizaciones "no se deben convertir en un modo de vida" porque eso "pervierte el espíritu" de la estructura. "Mi propia experiencia personal, junto a los años de participación en la vida política, me han reafirmado aún más en ello", añade. En su opinión, "antes de entrar a participar" en política es necesario tener "una formación y una experiencia profesional para aportar esa experiencia al servicio público". "De esta manera aseguraremos el acceso de los mejores a la política", ha zanjado.

En la rueda de prensa de esta mañana, Botella ha señalado sobre corrupción: "Tenemos que ir a una regeneración de la vida política. Pertenezco a una generación que llegó a ejercer labores de Gobierno con ese propósito. Estoy segura de que el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, sabrá lo que tiene que hacer el futuro". Restaba así relevancia a la propuesta de la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, de crear una suerte de fiscalía anticorrupción dentro de esa formación. En opinión de Botella, eso corresponde a Rajoy. "En el tema de Barcenas se quiere ir hasta el final con todas las consecuencias porque hay que saber que ya no esta en el PP", ha añadido.

También ha tenido Botella un mensaje en ese sentido para el presidente regional, Ignacio González, al respecto del euro por receta, una medida adoptada por la Comunidad en contra del criterio del Gobierno, que la ha recurrido al Tribunal Constitucional tras su aprobación anterior en Cataluña. "Creo en los objetivos comunes, en la unidad de acción, y que cuando un Gobierno marca unos objetivos hay que seguirlos. Pero tampoco hay que hacer un drama porque dos Administraciones tengan una opinión diferente sobre cómo resolver un problema".

Sobre la corrupción política, Botella no ha querido opinar sobre las sospechas que rodean la compra de un ático en Marbella por parte de González, pero ha añadido: "Es el momento de cambiar hábitos y muchos valores que han imperado en nuestra sociedad en los últimos años". Y ha añadido una idea muy alejada de los postulados políticos tradicionales: "Yo suprimiría las nuevas generaciones de los partidos, la gente donde tiene que estar con 16 o 17 años es formándose. De hecho, cuando los veo, les pregunto qué haces aquí en lugar de estar trabajando o estudiando". Botella ha dicho esto flanqueada en la mesa por dos miembros de su Gobierno que proceden de Nuevas Generaciones del PP.

Además, ha reiterado hoy otra decisión relacionada con esta cuestión: eliminar 21 asesores nombrados a dedo en las áreas de Gobierno del Ayuntamiento, que se quedan así en 81. No toca sin embargo a los que trabajan para los grupos políticos o en los distritos, aunque no descarta hacerlo en el futuro, ha añadido. "Hay que valorar su servicio y labor, pero tenemos que hacer un uso más eficiente de los recursos que tenemos", ha explicado.

También se eliminan cuatro altos cargos y siete departamentos municipales. "Ahora se exige menos aparato público pero más intervención de la Administracion. Debemos ir a una sociedad con menos normas pero que se cumplan; que cada persona sepa lo que tiene que hacer. Cada uno debería ser dueño de su propia conducta para hacer una sociedad más integradora y justa". Palabra de Ana Botella.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >