Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP aprueba en solitario la primera fusión municipal entre Oza y Cesuras

La decisión definitiva depende ahora de la Xunta y de varios informes preceptivos

Queda ahora en la mano de la Xunta de Alberto Núñez Feijóo, principal defensor de la iniciativa, fusionar definitivamente los municipios coruñeses de Oza dos Ríos y Cesuras. Sus alcaldes y ediles del PP aprobaran en solitario esta mañana esta unión municipal, la primera en 44 años en Galicia. Los concejales socialistas, nacionalistas y no adscritos -antes del BNG- en la oposición en ambos ayuntamientos votaron en contra del proceso por opaco e impuesto.

Ya están anunciados varios recursos contra esta polémica fusión en la comarca de Betanzos. Al pleno de Cesuras, acudieron numerosos vecinos, ataviados la mayoría con lazos negros y pegatinas también contrarias a unirse al municipio vecino por considerar que supondrá la desaparición de su territorio. "A gritos de "fuera, fuera" fue recibido ayer en el consistorio de Cesuras el presidente de la Diputación coruñesa, Diego Calvo, del PP". Anunciado a bombo y platillo en Santiago en marzo de 2011 por el presidente del Gobierno gallego, la fusión municipal requerirá, para ser definitiva, ser aprobada por el Consello de la Xunta. Pero antes deberán emitir sus perceptivos informes la Diputación coruñesa, cuya provincia pasaría a tener 93 municipios, el Consello Consultivo y la Comisión Galega de Delimitación Territorial.

De salir adelante, el nuevo término municipal se llamará Oza-Cesuras y sumará 5.401 habitantes. Ediles de la oposición en Cesuras impugnaron el proceso por considerar que incumple la Ley gallega de Administración Local en la que exige que el acuerdo de fusión sea refrendado por la mayoría de dos tercios de los concejales. Pero el PP en este ayuntamiento, a diferencia de lo que ocurre en Oza dos Ríos, sólo cuenta con una mayoría absoluta. Sin embargo, ayer en el pleno municipal, los ediles conservadores aprobaron fusionarse con Oza de acuerdo con el artículo de la ley gallega que no cumplen.