Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cien millones para comprar el aeropuerto de Castellón y otros cien para abrirlo

La oposición exige a Fabra que explique la operación en las Cortes Valencianas

El anuncio del presidente de Aerocas, Carlos Fabra, sobre la existencia de una oferta formal de compra del aeropuerto de Castellón que, dijo, podría cerrarse en breve, ha levantado en armas a la oposición que no se muestra incrédula sobre la existencia de tal compromiso.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, aclaró ayer que la propuesta supone una oferta de compra de cien millones y de otros cien para su puesta en marcha. Una afirmación que no satisfizo a nadie. La oposición exige a Fabra que comparezca para explicar los pormenores de una oferta escondida tras un acuerdo de confidencialidad. “Lo primero que tiene que hacer Fabra es abrir las Cortes, comparecer y dar explicaciones públicas de lo que está pasando en el aeropuerto”, dijo ayer el secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig.

El portavoz de Compromís, Enric Morera, manifestó que si el aeropuerto se puede vender “será estupendo”, pero exigió “máxima transparencia y rigor” después de años en los que ha primado “la opacidad, falta de control y el sinsentido de una infraestructura realizada al margen de cualquier racionalidad económica”. También Morera reclama que se ponga sobre la mesa toda la información sobre la oferta de compra.

En Castellón, el portavoz del PSPV en la Diputación, Francesc Colomer, ha reclamado la celebración de un pleno extraordinario urgente sobre el aeropuerto y se ha mostrado escéptico sobre el anuncio de Carlos Fabra. El Bloc ha realizado una batería de preguntas sobre la propuesta del grupo de capital riesgo para el próximo pleno al presidente de la diputación, Javier Moliner, por su cargo como vicepresidente segundo de Aerocas. La diputación fue la promotora del aeródromo en tiempos de Carlos Fabra pero ahora su participación en la empresa pública no llega al 1%.

Mientras, el presidente de Aerocas sigue defendiendo la oferta. En una entrevista a Onda Cero Radio, Fabra (Carlos) avanzó que el comprador ha puesto sobre la mesa una serie de requisitos como que la Generalitat ampare el proceso de certificación del aeropuerto y aporte una carta de garantía sobre las cuentas de Aerocas. También ha exigido que la Diputación venda los terrenos a los inversores. Los terrenos están estimados en 8,8 millones, según consta en los informes de la Sindicatura de Cuentas.

Carlos Fabra aseguró que el grupo prevé realizar sus inversiones en el polígono industrial de más de un millón de metros anexo al aeropuerto. No ha querido especificar qué parte recibiría la Generalitat según la propuesta pero aseguró que se trata “de dinero contante y sonante porque se tienen que pagar los créditos con los que se ha hecho el aeropuerto”. “Lo que se pretende es que cobre la constructora y Concesiones Aeroportuarias”, dijo.

Por su parte, el consejero de Turismo, Máximo Buch, aseguró ayer que intentará que la propuesta prospere pero que, de no ser así, existen otras alternativas “que podrían ser otros inversores interesados. Vamos a intentar que esta oferta llegue a buen fin y que las negociaciones se desarrollen”, dijo. Buch apuntó que esta es la prioridad y que “en su momento se estudiarán” otras alternativas si esta no sale adelante.