Llombart y el (des)incentivo

"El que se comprometa más tiene que ganar más", señala el consejero Sanidad anuncia que destinará 18,5 millones a pagar la productividad Son 1,5 millones menos de los 20 anunciados en 2012 por Luis Rosado

Manuel Llombart, consejero de Sanidad.
Manuel Llombart, consejero de Sanidad.TANIA CASTRO

El consejero de Sanidad, Manuel Llombart, ha anunciado que quiere premiar la productividad de sus 60.000 trabajadores de forma que gane más el que más se esfuerce. “El que se comprometa más tiene que ganar más y el que se comprometa menos tendrá una retribución inferior”, explicó el martes al término de una reunión con el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. Para estimular a sus empleados ha anunciado una partida de 18,5 millones de euros destinada a repartir incentivos.

La medida resultaría relevante si fuera nueva. O si el anuncio supusiera un incremento sustancial en el presupuesto destinado a premiar a los mejores trabajadores. Pero ni una cosa ni la otra. El departamento en el que ha aterrizado hace un mes el ex responsable del Instituto Valenciano de Oncología lleva años pagando complementos de productividad variable a los empleados que cumplen con los objetivos que les marca la consejería. Sanidad aplica esta medida desde enero de 2004. Es cierto que el 31 de diciembre de 2010 se bloquearon las nuevas incorporaciones de personal a esta medida, de forma que sigueron cobrando el complemento solo las personas a las que ya se les había reconocido el derecho. Y que ahora se ha levantado la suspensión. Pero ligar productividad y trabajo en Sanidad no supone ninguna novedad.

Quizás lo fuera que se dedicara un mayor esfuerzo económico a esta iniciativa. Pero tampoco parece que sean estas las intenciones de Llombart, sino todo lo contrario. El ex consejero Luis Rosado anunció en el mes de abril del año pasado que se destinarían 20 millones a premiar a los trabajadores más productivos. Ello supone que Llombart contará con 1,5 millones menos para premiar a sus mejores empleados. Y si hasta ahora, y teniendo en cuenta la elevada variabilidad de la casuística, el complemento de productividad podía suponer como mucho un 5% del salario, no hay motivos para pensar que vaya a ser más.

El consejero añadió ayer que su departamento está trabajando en la revisión de los criterios actuales (se miden variables individuales, del servicio al que pertenece el empleado y del departamento de salud) que se usan para medir la productividad de los trabajadores. Se pretende “adecuarlos a las circunstancias” y focalizarlos hacia “la sostenibilidad del sistema sanitario”. Esta actualización es una novedad a medias. Su antecesor, hace nueve meses, ya lo intentó. Anunció que se separarían por apartados y variables diferenciadas a directivos; personal médico y de enfermería; y el resto de empleados. Ahora Llombart retoma el camino donde lo dejó Rosado.

Cuestión distinta hubiera sido si, por ejemplo, Llombart hubiera decidido elevar de forma considerable el porcentaje de sueldo variable ligado a la productividad. A ello se refirió el ex consejero Manuel Cervera en abril de 2011 —quizás cuando sabía ya que no repetiría en el cargo— al anunciar su intención de que este concepto representara un 30% del salario y de aplicar la medida esta misma legislatura. El sucesor de Cervera, Luis Rosado, también aludió a su deseo de ligar “más de la cuarta parte de la retribución” al rendimiento de los profesionales. Ninguno de los dos llegó a ponerlo en práctica.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS