Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Ricardi gana otra batalla

El hombre que pasó 13 años en la cárcel por error recibirá la indemnización más alta de España

Rafael Ricardi en su casa de El Puerto de Santa María en 2009.
Rafael Ricardi en su casa de El Puerto de Santa María en 2009.

Rafael Ricardi ha perdido muchas veces. Lo fundamental, 13 años de su vida en la cárcel por un delito que no cometió. Pero va resarciéndose a base de esforzadas victorias. Está a punto de cobrar más de medio millón de euros. La segunda parte de la compensación por aquel error judicial. En total, casi millón cien mil euros, la indemnización más grande nunca conseguida en España. Y ahora acaba de ganar otro litigio, el que abrió su hija Macarena, para intentar declararle incapacitado y poder gestionar ella su nueva fortuna.

Ricardi se escapa ahora de los focos y los micrófonos que se centraron en él cuando en 2008 (entonces tenía 48 años) pudo salir de prisión después de que unas pruebas de ADN incriminaran a otro hombre en la violación por la que él había sido encarcelado. Sus abogados, Antonia Alba y Juan Domingo Valderrama, aseguran que está contento, aunque después de haberlo pasado mal por la ruptura familiar que supuso saber que su hija trataba de incapacitarle para quedarse con su dinero. Macarena argumentaba que lo hacía por el bien de su padre. “Le están manipulando, no se toma su medicación, va a acabar muy mal”, argumentaba para justificar su acción. “Él siempre estuvo seguro de que la demanda de su hija iba a ser desestimada. Está contento, pero lo ha pasado mal. Ahora queda intentar la reconciliación”, detalla Valderrama.

Su letrado le defiende a capa y espada. “Es un campeón. Ha conseguido que finalizara su proceso judicial, obtuvo su libertad, ha logrado la mayor indemnización que nunca en España se ha dado por un error judicial, y ahora ha superado este escollo. Y lo ha hecho gracias a su integridad y su dignidad”, argumenta el abogado. Una sentencia del Juzgado de Primera Instancia 3 de El Puerto de Santa María (Cádiz), donde reside, ha atendido los informes de los psicólogos para desestimar la demanda de su hija y considerar que Ricardi está capacitado para gestionar su dinero. Los forenses fijaron que padecía un trastorno por estrés postraumático pero que, según el fallo, “no le limita sus capacidades”.

Es una fortuna. Ricardi ha cobrado ya 555.600 euros. Se ha comprado una casa y no trabaja. Su vida se basa ahora en la gestión de esa indemnización económica, que gracias a una sentencia de la Audiencia Nacional, se duplicará en breve. Cobrará otro medio millón en concepto de compensación por el error judicial y casi 100.000 por los intereses generados. Ricardi tiene tres hijos mayores. Desde verano, y tras la demanda interpuesta por Macarena, Rafael solo disponía de 2.000 euros al mes. Eran las medidas cautelares del juzgado tras admitir en el juicio que solo le quedaban 60.000 euros en la cuenta. Pero la sentencia ve “comprensible” el deseo de recuperar el tiempo perdido.