Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión para el autor confeso de la muerte de Miriam y su encubridor

Cientos de personas despiden a la pequeña asesinada en Almería

La madre de Miriam, Gema María Cuerda, en el centro, en el entierro oficiado esta mañana. Ampliar foto
La madre de Miriam, Gema María Cuerda, en el centro, en el entierro oficiado esta mañana. EFE

El juez ha decretado hoy prisión para Jonathan Moya González, el autor confeso de la muerte de la bebé de 16 meses secuestrada el pasado día 20 y cuyo cuerpo fue hallado sin vida en una balsa de riego en Abrucena (Almería), y Raúl R .F., presunto encubridor, tras pasar a disposición judicial a primera hora de la mañana, han informado fuentes del caso.

Ambos han declarado ante el juez del Juzgado de Instrucción número 2 de Almería, encargado del caso y el que ha decretado el secreto sobre las actuaciones en el mismo. Jonathan Moya González, el presunto asesino de Miriam, había asegurado el pasado jueves a la Guardia Civil que intentó hacerla desaparecer después de que la niña se le muriera. Sin embargo, la autopsia preliminar, realizada en la mañana de este viernes en el Instituto de Medicina Legal de Almería, indica que la muerte del bebé fue mucho más violenta. Tras examinar el cadáver, los forenses descubrieron que tenía un fuerte golpe en la cabeza y que esa lesión se produjo antes de que la niña fuera lanzada a la charca donde la encontraron.

Cientos de personas han dado esta mañana su último adiós a Miriam. A las diez de la mañana llegaba a la iglesia parroquial de San Juan Bautista el coche fúnebre con los restos mortales de la niña procedentes del tanatorio de Bollullos Par del Condado (Huelva), donde se encontraban desde que hacia las dos de la madrugada llegaran de Almería, informa Efe.

Junto al féretro estaban su madre, Gema María Cuerda, y su abuela materna, Concha Rodríguez, dos mujeres que están recibiendo ayuda psicológica para afrontar lo sucedido y que llegaron a La Palma en la tarde de ayer procedentes del Centro de Atención Inmediata (CAI) de la Diputación de Almería, donde han estado acogidas durante esta semana.

También han estado presentes los alcaldes de La Palma, Juan Carlos Lagares, y de Fiñana (Almería), Rafael Montes, quien ha querido viajar hasta Huelva y acompañar a la familia para expresarle el pésame de todos los pueblos de la comarca almeriense en la que se han desarrollado los acontecimientos. La consternación del pueblo se ha hecho evidente a lo largo de la eucaristía oficiada por el párroco, Francisco Jesús Martín, en la que las lágrimas y los comentarios de dolor, repulsa y justicia se han sucedido.

Durante la homilía, Martín ha indicado que no se entiende 'que se pueda llegar a cometer un atentado de tal magnitud, no tiene lógica un acto de violencia tan agresiva de quitar la vida alguien y menos en este caso, a un inocente'.

Asimismo, ha dicho que actos como este ponen de manifiesto que el hombre, en el devenir de la vida, "es capaz de lo mejor y de lo peor" y ha deseado que "la muerte de Miriam sea palabra viva en contra de toda realidad que oprima la vida del ser humano y atente contra su dignidad".

Al término de la eucaristía, cientos de vecinos se han acercado a la familia de la pequeña para trasladarle personalmente su pésame. Sobre las 11.10 salió de la parroquia el féretro de la pequeña, que ha sido trasladado hasta el cementerio municipal Nuestra Señora de La Soledad de La Palma para ser enterrado.

Más información