Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si todavía rebajan más, supone perder dinero”

Los abogados advierten de la vuelta a una justicia para ricos

Los recortes que ahogan a numerosos profesionales trae a los abogados de cabeza. Los letrados que carecen de clientes de cuello blanco y apenas ven casos de alta delincuencia económica, están contra la espada y la pared porque las cuentas apenas cuadran. “Tal y como están las cosas, el turno de oficio tiene un componente de altruismo bastante grande. Si todavía rebajan más, supondrá perder dinero. Tener abierto el despacho y todos sus gastos… Se paga muy poco y con mucho retraso”. Amparo Ramos, letrada coordinadora del turno de oficio contra la trata en el Colegio de Abogados de Sevilla, censura los recortes de las Administraciones y recuerda que el turno de oficio ya no beneficia solo a la clase baja sino también a la clase media, dado el empobrecimiento generalizado. “El derecho a la tutela judicial efectiva está en peligro si los colegios reciben aún menos dinero. Con eso y la ley de Tasas volvemos a la justicia solo para ricos”, opina Ramos.

Las cifras dan la razón a los abogados que mencionan el altruismo como la primera razón para acudir al turno de oficio y defender a estas personas. En derecho penal, la causa más habitual es un procedimiento penal abreviado. Este tipo de casos se suelen demorar entre uno y dos años, y la Administración abona a los letrados entre 500 y 600 euros, dependiendo de la complejidad de la investigación y los hitos procesales que implique. Otras causas muy comunes son los procesos de divorcio, que se suelen demorar entre los cuatro meses y hasta un año, y por los que los abogados perciben entre 400 y 500 euros.

Un factor añadido son los retrasos en cobrar los honorarios, ya que en los últimos años la Junta siempre se ha demorado entre uno y varios años para ingresar el dinero adeudado. Esa práctica se está corrigiendo poco a poco, pero lo cierto es que la burocracia que implica a través de los colegios de abogados ya ralentiza los pagos, de modo que los retrasos en los abonos multiplica el tiempo de espera para recibir el dinero de manera exponencial.