Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP reta a Mas a impulsar un cambio constitucional para la consulta

Sánchez-Camacho carga contra el acuerdo CiU-ERC porque no prioriza la salida a la crisis

Mas pide que el PP deje de usar la Constitución como pared para impedir el avance de Cataluña

Alicia Sánchez-Camacho, líder del PPC.
Alicia Sánchez-Camacho, líder del PPC.

Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del Partido Popular (PP), ha instado a Artur Mas, presidente de la Generalitat, a cumplir las leyes y a obedecer la Constitución que prometerá o jurará la próxima semana cuando tome posesión de su cargo. La popular ha vaticinado que la consulta soberanista que Mas y ERC han fijado para 2014 no se llegará a celebrar nunca y que es “solo un engaño". En una dura intervención, la líder de los populares ha retado a Mas a recurrir al Congreso de los Diputados a promover la reforma constitucional para que el referéndum se ajuste a la legalidad.

El debate de investidura de Mas se ha reanudado este mañana en el Parlamento catalán y ha escenificado la ruptura absoluta entre los nacionalistas y los populares, socios hasta hace apenas tres meses. Sánchez-Camacho ha reprochado a Mas haber sufrido una “derrota excepcional” en los comicios al haber perdido 12 escaños (de 62 a 50) y de haberse puesto en manos de Esquerra de quien ha recordado que tuvo un pésimo paso por el Ejecutivo catalán en los tiempos del Tripartito. “Este pacto es una huida hacia delante. Esta legislatura y usted tienen fecha de caducidad en cuánto se fije la fecha de la consulta. La estrategia de Esquerra es inteligente”, ha dicho la popular. “Cuando usted no pueda celebrar la consulta, ERC hará una OPA sobre sus votantes”.

Erigida en la voz de La Moncloa en el Parlamento catalán, Sánchez-Camacho ha avisado que trabajará para que fracase la secesión y ha invitado a Mas a rectificar y a buscar otras alianzas de gobierno para no dársela en exclusiva a ERC. "La independencia no ayudará a pagar la hipoteca, ni a buscar trabajo, ni a cobrar la pensión. Usted se pasó una década criticando al tripartito y ahora forma otro (en alusión a Convergència, Unió y Esquerra). Ahora sube impuestos y hará una política de izquierdas. Este pacto es irresponsable y encima da un pésimo mensaje a Europa. Si no tuviéramos paro y tuviéramos superávit no hablaríamos de esto".

La reacción de Mas ha sido demoledora y se ha iniciado una agria discusión que ha provocado constantes murmullos desde la bancada de los populares, algo inhabitual en la cámara catalana. Mas ha recordado que el PP es solo la cuarta fuerza política y que, por alguna razón, es el único de los grandes partidos españoles que nunca han gobernado en Cataluña. El dirigente catalán ha replicado ironizando que la formación de Sánchez-Camacho solo ha subido un escaño (de 18 a 19) a diferencia de otros partidos que han pasado de 3 a 9 diputados (Ciutadans) o las CUP, que ha pasado de 3 a cero. “Esos aumentos si que son espectaculares. ¡Hagan bien las sumas!”, ha proclamado. “El pueblo de Cataluña ha votado a favor de la consulta. ¿Quiénes son ustedes para silenciar al pueblo de Cataluña?”, se ha preguntado Mas que ha calificado de “impresentable” que el Ejecutivo central se niegue a aceptar el derecho a decidir y le ha invitado a seguir el ejemplo de los “países demócratas del mundo” como Canadá o el Reino Unido que si han aceptado o aceptarán respectivamente las consultas del Quebec y Escocia.

“Yo me creeré que tener un Estado no es importante cuando España renuncie al suyo y acepte que se constituyan los Estados Unidos de Europa”, ha insistido Mas, que ha optado por uno de sus argumentos preferidos: la rapidez con la que PP y PSOE promovieron la reforma constitucional para aprobar la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

“Dejen de utilizar la Constitución como una pared infranqueable: las Constituciones se modifican y se interpretan”, ha agregado. La popular ha instado al convergente a rectificar, a comportarse con la misma lealtad que Mariano Rajoy, que ha transferido 11.000 millones de euros a Cataluña para pagar las deudas y los proveedores y a, si quiere realmente el referéndum, que vaya al Congreso a reformar la Constitución. Esa posibilidad es inviable porque para promoverla se necesita una amplia mayoría de diputados y un proceso tremendamente complejo. “Vaya al Congreso ¿O es que a usted solo le gustan las mayorías que le interesan?”.

Más información