Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los técnicos municipales hallan 70 irregularidades en La Cubierta de Leganés

La concesionaria de la plaza anuncia que denunciará al Ayuntamiento por prevaricación

La empresa podría perder la concesión y enfrentarse a una multa de hasta tres millones

Vista de la plaza de toros La Cubierta de Leganés. Ampliar foto
Vista de la plaza de toros La Cubierta de Leganés.

Los técnicos del Ayuntamiento de Leganés han encontrado más de 70 irregularidades en la plaza de toros La Cubierta, en la que se preveía organizar una macrofiesta de Nochevieja. Salidas de emergencia cerradas, generadores eléctricos instalados en zonas de evacuación y escaleras que no reúnen las mínimas medidas de seguridad son algunos de los fallos detectados por los responsables municipales. Estos han redactado un informe de 131 páginas en el que solicitan la clausura inmediata del recinto, medida cautelar que ya adoptó y notificó el alcalde, Jesús Gómez Ruiz (PP).

El informe, que consta en el expediente sancionador a la empresa concesionaria Asuntos Taurinos y Espectáculos (ATE S.L.), está plagado de las irregularidades detectadas en la plaza de toros. Destacan que en una de las salidas de emergencia se ha construido una grada lo que impide la evacuación del público. Otra es que se han hecho modificaciones arquitectónicas de forma que el plan de evacuación del recinto de que dispone el Ayuntamiento no valdría en caso de producirse una emergencia. También se ha hallado que algunas luces de iluminación de emergencia de las gradas y de las escaleras no funcionan o son simplemente de pega. Otras no dan la luminosidad recogida en la normativa.

Una de las escaleras de evacuación carece de las mínimas medidas de seguridad tiene los peldaños rotos de forma que, en una avalancha o salida masiva, podría haber creado serios problemas para los asistentes. A ello se une que se han instalado potentes generadores eléctricos en una de las rutas de evacuación del coso, lo que reduce la capacidad de salida del público. Tampoco hay sistema de detección de incendios, pese a ser un edificio al que acudían miles de personas. Una de las irregularidades más graves ha consistido en que las vallas de protección de la cubierta superior están protegidas con meros alambres y cinta adhesiva. “En cuanto hubiera fallado cualquiera de estos sistemas, estos hierros habrían caído a la calle como si fueran auténticas lanzas. Y alguno de ellos tiene entre tres y cuatro metros”, ha relatado el alcalde de Leganés.

Las irregularidades en materia sanitaria también han sido variadas, según el informe. Los servicios carecen de las suficientes medidas de salubridad y en algunos baños se han colocado incluso cámaras frigoríficas para refrescos. Algunos baldosines están rotos, el suelo deteriorado y hay filtraciones de humedad.

Ante tantas irregularidades, los técnicos de Industrias y de Sanidad proponen la clausura como medida cautelarísima para evitar responsabilidades del Ayuntamiento. La Policía Municipal notificó ayer a las 13.19 el decreto de Alcaldía ya que existía “un grave riesgo para la seguridad de las personas y bienes o para la salubridad pública”. El Consistorio también ha iniciado un expediente sancionador cuya cuantía puede llegar a los tres millones de euros dado que hay reincidencia en las irregularidades. Una inspección del año pasado ya puso de relieve fallos en la instalación. El expediente podría llegar incluso hasta la reversión de la concesión, según ha explicado Jesús Gómez.

La inspección se realizó los días 12 y 13 de diciembre a raíz de que el empresario que organizó la fiesta de Madrid Arena en la que murieron cinco jóvenes, Miguel Ángel Flores, anunciara una nueva macrofiesta para Nochevieja y se apuntara como posible recinto La Cubierta. La empresa de Flores, Diviertt, renunció a La Cubierta y entonces el concesionario de la plaza de toros, Julio Torres, decidió montarla él. “El responsable de mantener en perfecto estado la instalación es el propietario o, en este caso, el concesionario. Después de la tragedia del Madrid Arena, era obligación de este Ayuntamiento inspeccionar el recinto que mayor aforo acoge de Leganés”, ha mantenido el regidor leganense.

La empresa concesionaria ha anunciado que denunciará por prevaricación al Ayuntamiento, ya que en su opinión los técnicos deberían haber entregado un acta nada más terminar la inspección. Además alegan que deberían dar un plazo para subsanar las irregularidades halladas y notificarlo a través de un expediente sancionador y no por medio de un decreto de clausura firmado por el alcalde. “Todo esto denota una clara intencionalidad por parte del Ayuntamiento de no dejar trabajar a ATE S.L., basándose en la ilegalidad”, mantiene la compañía en un comunicado. Este recoge que piensan solicitar una auditoría externa para que compruebe la veracidad de las irregularidades halladas por el Consistorio.

“El cierre sine die supone una pérdida para ATE SL de más de 500.000 euros al no poder celebrar la fiesta de año nuevo donde ya había contratado personal: DJ´s, personal de seguridad, iluminación, sonido, etc. Se dejarán de generar más de 150 puestos de trabajo directos o indirectos en Leganés”, destaca el comunicado. “Entendemos que el alcalde con esta actuación ante los medios de comunicación solo busca el populismo y el beneficio propio. Así como el rescate de la concesión de la licencia”, concluye la nota de prensa, que mantiene que los fallos se podrían resolver en el plazo de una semana.