Un médico y una enfermera, en huelga de hambre contra la privatización

Dos profesionales del hospital del Tajo inician una protesta para pedir la retirada del plan

Santiago Manzano y Marisol Pau, en el inicio de la huelga.
Santiago Manzano y Marisol Pau, en el inicio de la huelga.

Un pediatra y una enfermera del hospital del Tajo (Aranjuez), uno de los seis cuya gestión quiere privatizar el Gobierno regional, han iniciado este mediodía una huelga de hambre en protesta por los planes para ceder a empresas la gestión del centro. Su objetivo es tratar de evitar la aprobación del plan de sostenibilidad de la Consejería de Sanidad.

Ambos están en el encierro que el personal del centro mantiene desde que, hace más de un mes, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, anunció sus planes para la sanidad madrileña, que incluyen la privatización de la gestión de seis hospitales y 27 centros de salud, además del euro por receta y el cierre de un hospital, el Instituto de Cardiología. 

"Es una medida más de protesta. Vemos que el diálogo con la Consejería es nulo. Ante su postura de no dialogar y no aceptar ninguna de las propuestas de los profesionales, hemos decidido iniciar esta acción", ha explicado por teléfono Santiago Manzano, pediatra de 49 años que trabaja en el centro desde hace tres. "La Consejería de Sanidad ha llegado casi al insulto, han llamado mentirosos a los médicos. Nos dicen a nosotros que nuestras cifras no son realizables, pero ellos no muestran ninguna transparencia con las suyas", añade.

Manzano está de huelga indefinida desde el 26 de noviembre, como muchos de sus compañeros facultativos. Mañana, sin embargo, tiene guardia en el hospital y piensa acudir pese a que a las ocho de la mañana llevará más de 24 horas sin ingerir alimentos (solo está bebiendo agua, asegura).

"Creo que esto ha llegado ya a un límite insostenible. La Consejería de Sanidad no da marcha atrás, así que algo teníamos que hacer. Pedimos la retirada de las medidas de privatización. Está claro que tiene que haber recortes, pero deben ser pactados con los profesionales que son los que saben cómo hacerlos", explica también al teléfono Marisol Pau, de 53 años, que llevan en el hospital del Tajo desde su apertura, en 2008. Trabaja en la consulta de Alergias y hace guardias en Endoscopias. "No me mueve ninguna cuestión laboral. Tengo mi plaza en propiedad", asegura. "Lo que quiero es una sanidad pública. Vamos a por todas".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS