La Complutense negocia bajar el sueldo en 2013 a toda la plantilla

Los trabajadores se encierran contra un recorte para casi 10.000 empleados

José Carrillo, en la lectura de comunicado contra los recortes.
José Carrillo, en la lectura de comunicado contra los recortes.CARLOS ROSILLO

La Universidad Complutense (UCM) lleva varios años buscando de dónde y cómo recortar su presupuesto por dos motivos: una deuda de 150 millones y una reducción progresiva del dinero que recibe de las Administraciones. Este curso ha perdido 250 profesores, redujo a la mitad los teléfonos móviles, eliminó gastos en viajes y, valga la anécdota, eliminó hasta “la copa de vino español” en sus ágapes institucionales. Ahora, la universidad planea un nuevo plan de ajuste que supone una bajada de sueldo generalizada a casi 10.000 empleados.

El objetivo es llegar a marzo con equilibrio presupuestario para evitar “una intervención” de la Comunidad de Madrid en las cuentas del campus. El rector de la Complutense, José Carrillo, teme que la entrada del Gobierno regional en la gestión universitaria (una actuación que permite el decreto 14/2012 aprobado en abril por el Ministerio de Educación) suponga la “privatización” del campus. Lo cuenta en asambleas internas y en comparecencias públicas como el peor de todos los males.

Hasta ahora ha contado con cierto respaldo y simpatía de los sindicatos pero su nueva propuesta de reducción de sueldos no convence. Representantes de cinco sindicatos (CC OO, CSI-F, CSIT- UP, SAP y UGT) se encerraron ayer en el Rectorado para intentar frenarla. Critican que la universidad ha decidido “salvar la institución a costa de los trabajadores y de los estudiantes” y acusan al rector de protagonizar una “pantomima de negociación”.

La propuesta de la UCM, a la que ha tenido acceso este periódico, señala que los presupuestos regionales de 2013 les quitan 21,6 millones para nóminas. Según sus datos, ya se han ajustado 8,3 millones de la partida de recorte de 12,6 correspondientes al personal docente e investigador (PDI, con 6.289 profesionales). Se ha hecho con la reducción de contratos a profesores interinos o la supresión de departamentos. La nueva propuesta supone eliminar de forma temporal una parte del complemento específico que reciben los docentes, entre 600 y 900 euros al año, según fuentes sindicales. Otra propuesta es contratar profesores asociados 11 meses sin contar las vacaciones. Para el PAS (Personal de Administración y Servicios, con 3.436 profesionales), propone una horquilla de recortes del 4,60 al 8,35% de los salarios, equivalente a 82 euros mensuales en el tramo inferior de retribuciones (de 17.000 a 22.000 euros) y 629 euros al mes en el más alto (más de 87.000 euros). Esa medida supone casi seis millones de euros menos. El documento incluye otras propuestas menos perfiladas, como revisar la oferta de titulaciones, bajar más el número de profesores asociados o no adelantar pagos. Los trabajadores prevén mantener el encierro hasta el 18 de diciembre, coincidiendo no la celebración del Consejo de Gobierno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS