Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña deberá pasar por Fomento para implantar su peaje para camiones

CIU y ERC aceleran la negociación para concretar la consulta soberanista

Uno de los acuerdos que unen más a CiU y ERC para cerrar un acuerdo de legislatura es la implantación de la  Euroviñeta en Cataluña. El Gobierno de Artur Mas tiene avanzados los estudios preliminares para que los camiones paguen a su paso por el Eje Transversal. Pero las previsiones con las que trabaja el actual Ejecutivo, que estimaba la puesta en marcha durante la próxima primavera, deberán esperar. Al menos si atiende a la normativa europea, que obliga a comunicar a la Comisión Europea su aplicación medio año antes.

En ese proceso de notificación la Generalitat podría encontrar otro escollo, ya que deberá contar con la intermediación del Gobierno central, a través de la Representación Permanente de España ante la Unión Europea. Así, la petición catalana tendrá que pasar por las manos del Ministerio de Fomento, cuya titular, Ana Pastor, ha manifestado abiertamente su oposición a la medida, argumentando que introducirla puede asestar un nuevo golpe al sector del transporte.

El Departamento de Territorio asegura que la implantación de un peaje únicamente para camiones no tiene un afán recaudatorio, sino de gestión del tráfico de camiones. Tras concluir las obras de desdoblamiento de la C-25, la Generalitat quiere evitar que siga siendo la opción más barata del transporte de mercancías por carretera para cruzar Cataluña, sorteando las autopistas de peaje. Por ello prevé implantar la euroviñeta, que gravará tan solo a los camiones que la utilicen en su totalidad y excluirá a los que la usen en recorridos interiores.

Pese a haberlas regulado, la comisión no es una firme defensora de las viñetas e incluso las desaconseja. Considera más eficientes otros sistemas, como el peaje tradicional, en el que se obliga a pagar en función de los kilómetros recorridos.

De momento todo está en alto y CiU y ERC mantienen sus negociaciones para dar estabilidad a la próxima legislatura. Las formaciones han intensificado las conversaciones para tener un acuerdo cerrado esta semana que se pueda ratificar en sendos consejos nacionales que ERC y CDC celebrarán el sábado. A última hora de ayer el pacto no estaba cerrado. Ambas formaciones pugnaban, todavía, por la fecha de la consulta soberanista. Los republicanos mantienen que el referéndum no puede ir más allá de 2014, por lo que barajan una fecha para los últimos meses de ese año. La federación nacionalista, en cambio, apuesta por definir una hoja de ruta sobre los pasos a seguir para celebrar la votación pero sin poner ningún tipo de fecha.

CiU y ERC intentan llevar las conversaciones con total discreción. La rompió ayer el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, que expresó en público sus discrepancias con las pretensiones de ERC. El democristiano recalcó que los nacionalistas no deben plegarse a la exigencia republicana de fechar la consulta. "CiU no debe someterse a la condición que pone ERC de fijar una fecha de la consulta. Lo que se debe hacer es buscar el marco legal que ampare la consulta, y cuando la tengamos, hacer la consulta". Duran disparó a una de las líneas de diálogo entre CiU y ERC pese a negar que sea "un obstáculo" para el pacto entre nacionalistas y republicanos. Tras esa afirmación, pidió a los republicanos "generosidad" porque si no hay un Gobierno estable "difícilmente puede hablarse no ya de la fecha de la consulta, sino tan siquiera de la consulta".