Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huelga total en el Parador de Ferrol

El PP dice que se opone a la medida del Gobierno de Rajoy, pero se ha ausentado de la concentración de apoyo a los 26 trabajadores despedidos

Concentración de trabajadores del Parador de Turismo de Ferrol en contra de su cierre.
Concentración de trabajadores del Parador de Turismo de Ferrol en contra de su cierre. EFE

Los 26 trabajadores del Parador de Ferrol, uno de los dos que la empresa pública planea cerrar en Galicia junto al de Verín, se han sumado hoy masivamente a la primera de las dos jornadas de huelga (7 y 8) convocadas por los sindicatos contra el ERE anunciado por la dirección. La plantilla se ha concentrado este mediodía en la puerta del hotel ferrolano, abierto desde 1960, y ha celebrado una asamblea abierta arropados por decenas de vecinos y representantes de partidos políticos (PSOE, BNG e IU).

El regidor ferrolano, José Manuel Rey, del PP, también se opone al cierre y ha defendido la “viabilidad” de un hotel “emblemático”, al igual que la diputada de AGE, Yolanda Díaz. El personal ha empezado a recoger firmas contra la clausura del establecimiento, que cuenta con 36 habitaciones y se reformó por última vez en 2001.

“Claro que nos afecta la crisis, y lo notamos, pero este Parador no da las pérdidas que dan otros”, explica Ana Rodríguez, empleada del hotel y delegada de CC OO. Considera que el criterio de la dirección para cerrar unos y mantener otros, ha sido completamente “arbitrario” y subraya que la ocupación prevista este mes rondaba el 50% mientras que las pérdidas estimadas para 2012 andaban por los 45.000 euros.

Paradores de Turismo de España, de capital público, presentó esta semana al Comité Intercentros un duro plan de ajuste que, en Galicia, pasa por cerrar definitivamente los establecimientos de Ferrol y Verín y despedir a 85 trabajadores en 10 de los 11 centros, salvo Ribadeo. Otros cuatro paradores gallegos —Tui, Vilalba, Monforte y Santo Estevo— tendrían que cerrar sus puertas la mitad del año. Según el Comité Intercentros, la deuda de Paradores asciende a “110 millones de euros” fruto de la “mala gestión” de una dirección que ha llevado al grupo “a los peores resultados de su historia” con “prácticas contables indebidas”, explican.

Mientras Paradores planea el cierre de dos hoteles en Galicia y casi un centenar de despidos, mantiene la construcción del hotel de Muxía, en la playa de Lourido, para 2015. Fue una de las promesas políticas que siguieron el naufragio del Prestige para impulsar el turismo en la Costa da Morte y costará 25,7 millones de euros.