Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VICENTE BOLUDA | Presidente de AVE

“Quiero el pacto fiscal para la Comunidad Valenciana”

“Si los vascos y navarros tienen el concierto, yo también lo quiero”, afirma Boluda

Vicente Boluda, presidente de AVE, durante la entrevista.
Vicente Boluda, presidente de AVE, durante la entrevista.

Vicente Boluda (Valencia, 1955), es el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), el principal lobby económico de la Comunidad Valenciana. La asociación reúne a un centenar de los principales empresarios valencianos, y su opinión es tenida muy en cuenta en los círculos que toman las decisiones en el territorio. Prueba de ello es la frecuencia con la que consejeros y ministros acuden a sus almuerzos. Boluda, empresario naviero con proyección en España (presidió el Real Madrid en 2009) hace en esta entrevista unas declaraciones difíciles de imaginar no hace tantos años.

Pregunta. AVE ha sido crítico con el modelo de financiación autonómica y con la inversión del Gobierno en la Comunidad Valenciana. ¿Cómo los calificaría?

Respuesta. El trato hacia la Comunidad Valenciana es totalmente discriminatorio respecto al resto de comunidades. No solo es discriminatorio sino yo diría que es hasta vejatorio, porque es la única que paga por encima de la media y recibe por debajo de la media, estando por debajo en PIB por habitante. No es problema de este Gobierno, ni del anterior, ni del anterior. Viene de muy lejos.

P. Mientras ustedes reclaman el corredor ferroviario mediterráneo el Gobierno invierte en trenes de alta velocidad de dudosa rentabilidad. ¿Incluso ahora los políticos priman el cálculo electoral?

R. Un político que no se guíe por cálculos electorales no sería un buen político. Otra cosa es que sea un buen gestor o un mal gestor, y estamos en una época en que hay que buscar más gestores que políticos. Todo el mundo tiene derecho a las mejores infraestructuras, pero hay que priorizar en una crisis como esta. Hay obras que no se deberían dejar, pero sí ralentizarlas en favor de otras.

P. ¿Qué se juega la Comunidad Valenciana con el corredor mediterráneo?

“El trato que recibimos del Estado diría que es hasta vejatorio”

R. Se juega la competitividad y el valor de sus productos en los próximos 30 o 40 años. Se juega quedarse en el vagón de cola.

P. ¿Le ha decepcionado el primer año del Gobierno de Mariano Rajoy?

R. Hay días que estoy profundamente decepcionado y días en que me planteo si no se estará haciendo muy bien, con calma respecto a las presiones de Bruselas. Los próximos tres años nos van a dar la clave de si el Gobierno ha actuado con la celeridad que debía, si se ha pasado con los recortes o si ha jugado una balanza infernal y lo ha hecho muy bien.

P. ¿Y el Gobierno de la Generalitat?

R. El de la Generalitat sí creo que va bastante lento. También hay veces que uno hace lo que puede. Quizá quisieran hacer más cosas y no se lo permite la situación económica. Y me consta que hay consellers que se están dejando la piel.

P. Usted afirmó que había que subirse al carro de Cataluña en materia de financiación. ¿Qué quiso decir?

R. Que hay que aprovechar la ocasión, y apoyar tanto a Cataluña como a otras comunidades que creen que el sistema de financiación no es equitativo. Ya no es como en 1980, cuando España estaba hecha unos zorros. Las carreteras, salvo excepciones en Cataluña y País Vasco, eran horrorosas. Los trenes, salvo algunos en Cataluña, eran espantosos. Hoy, al 80%, esas infraestructuras las tiene todo el mundo. No sé si hay una oportunidad para refundar el Estado español, pero hace falta algo parecido. Y soy una persona que creo absolutamente en la igualdad. Todo eso asimétrico... Si los vascos y los navarros tienen una cosa que se llama concierto, yo también lo quiero. Ni más ni menos.

“Si recaudamos y sabemos cuánto hay que pagar, gastaremos mejor”

P. ¿Está pidiendo el pacto fiscal?

R. Así como el Estado español recauda y reparte el dinero a las comunidades, yo quiero recaudar y pagar al Estado español mi cuota. Todos la misma cuota, o con la referencia que sea necesaria, como población. Si yo recaudo y sé exactamente cuánto tengo que pagar, no un porcentaje sobre lo recaudado, el resto ya veré en qué me lo gasto y sabré gastármelo mucho mejor.

P. Eso es el pacto fiscal que reclamaba el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

R. Bien. A lo mejor es el momento de sentarse y refundar todo esto. No hacer una medida pasajera para un año o dos, sino como en la Transición, cuando se sentaron cuatro o cinco señores y nos ha durado esto 35 o 40 años en paz.

P. A diferencia de hace años, los empresarios y la sociedad valenciana hablan con normalidad de Cataluña. Ni la apuesta soberanista de Mas ha despertado grandes pasiones. ¿A qué responde el cambio?

R. Creo que es simplemente sentido común. Al final, el pueblo catalán es muy parecido al valenciano. Somos mediterráneos, y no tenemos ni tantas ni tan grandes diferencias. Lo que debemos es respetarnos y llevarnos como se deben llevar dos vecinos, con una buena vecindad. Ni yo quiero que la capital de toda esta zona sea Barcelona, ni los catalanes querrán que sea Valencia, y eso está asumido.

P. ¿Cuándo cree que acabará la crisis? Desde que empezó se anuncia la recuperación para finales del año siguiente.

R. En 2008 sabía que antes de 2015 iba a ser muy difícil, y sigo pensando eso. Empezar a salir no creo que tardemos más de año o año y medio. Es importante el cambio de mentalidad: Administración, empresas y familias ahora se lo piensan bien antes de gastar dinero en algo.

“Catalanes y valencianos somos muy parecidos, sin grandes diferencias”

P. ¿Vamos a trabajar más, cobrar menos, recibir menos prestaciones sociales y pagar más impuestos?

R. Con los impuestos hay que tener mucho cuidado, porque retiran dinero del mercado para que lo gestione otro. Cobrar menos, tampoco. Lo que hay que hacer es esforzarse más y trabajar más.

P. Incluso trabajando más, los costes seguirán siendo menores en Bangladesh y China.

R. Estoy de acuerdo. Para eso están las tasas regulatorias de las importaciones. Lo que pasa es que aquí muy alegremente las hemos ido levantando. Pero el 90% del transporte se hace por barco, el combustible cada vez vale más y si se hace en Bangladesh hay que traerlo hasta aquí. Aún no, pero llegará el momento en que esa ecuación va a ser muy comprometida.

P. También cunde la sensación de que nadie paga. Ni los banqueros que arruinan a sus entidades, ni los políticos que meten la mano en la caja.

R. En parte es así. Pero por la ignorancia, la estupidez mental y la falta de conocimiento no podemos meter a nadie en la cárcel. Si hemos elegido a un cretino mental y le hemos permitido que esté ahí, la culpa es nuestra. A quienes roban hay que aplicarles el Código Penal y para la sociedad tienen que ser unos fracasados.

P. ¿Qué le diría a quienes ven a AVE como un club del presidente de Mercadona, Juan Roig?

R. Que están equivocados. Juan Roig es un grandísimo empresario de la Comunidad Valenciana. Gracias a Juan Roig hay cantidad de empleos no solo directos sino indirectos, y tiene en AVE el peso de un gran empresario de esta categoría. Pero yo, por ejemplo, no tengo nada que ver con la agroalimentación y soy presidente de AVE. La opinión de Juan Roig se respeta mucho en AVE, pero él también respeta las nuestras. Cuántas veces hemos hecho cosas que han sido en contra de lo que él opinaba.