Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todo Nagisa Oshima

El Festival Internacional de Cine de San Sebastián proyectará en su próxima edición la producción completa del cineasta japonés

Fotograma de 'El imperio de los sentidos', de Nagisa Oshima, al que el Zinemaldia dedicará un ciclo en su próxima edición.
Fotograma de 'El imperio de los sentidos', de Nagisa Oshima, al que el Zinemaldia dedicará un ciclo en su próxima edición.

Audaz, controvertido y polémico. El Festival Internacional de Cine de San Sebastián proyectará en su 61 edición toda la producción del japonés Nagisa Oshima. 23 títulos, algunos nunca vistos en España, de uno de los "directores emblemáticos" del país asiático y de mayor proyección internacional, según explica la organización del certamen en un comunicado. Una oportunidad para conocer la evolución de un realizador de "estilo crítico y mirada airada", obsesionado con el sexo, la política, la violencia y la muerte.

La cinta Ai no koriida (El imperio de los sentidos), marcó un punto de inflexión en 1976 en la carrera de Oshima, al menos en el plano internacional. La proyección del título en Cannes, donde se estrenó en la Quincena de los Realizadores, consagró el nombre del cineasta a nivel mundial. La película causó gran polémica por el tratamiento explícito de la sexualidad, fue censurada en Japón, catalogada con una X en una época en la que España no contaba con salas especializadas, aquí finalmente fue clasificada como porno blanco.

Antes de la gran eclosión internacional de Oshima, el realizador ya había revolucionado Japón con su debut en 1959 con Aito Kibo no Machi (Street of Love and Hope), "un temprano acercamiento al tema de la problemática juvenil", según el Zinemaldia. Luego siguieron Seishun Zankoku Monogatari (Cruel Story of Youth) y Taiyô no Hakaba (the Sun´s Burial, ambas de 1960.

Tras el estreno de El imperio de los sentidos, Oshima firmó varias coproducciones europeas. La primera, Ai no borei (El imperio de la pasión), "otra sincera obra acerca de la fuerza del deseo", le permitió ganar en Cannes en 1978 el Premio al Mejor Director. Con el drama bélico Feliz Navidad, Mr. Lawrence (1982) y Max, mi amor (1986), volvió a adentrarse y plasmar el "deseo sexual como desestabilizador del entramado social".

El ciclo, organizado en colaboración con la Filmoteca Española y con The Japan Foundation, se cerrará con la última cinta de Oshima, Gohatto: Tabú (2000), "otra película insólita a la hora de tratar sin tapujos el tema de la homosexualidad en el mundo de los samuráis".

Más información