Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez archiva la causa contra Cuatrecasas por delito fiscal

La fiscalía se había querellado contra el abogado por eludir el pago de 3,8 millones en impuestos

El juez ha archivado la causa contra el abogado Emilio Cuatrecasas al no apreciar indicios de que cometiera fraude fiscal. La fiscalía se había querellado contra Cuatrecasas por eludir el pago de 3,8 millones en impuestos a través de un “sofisticado artificio”. El titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Barcelona, José Antonio Cruz de Pablo, considera, sin embargo, que no hubo intento de ocultación y decreta el sobreseimiento libre de las diligencias.

Según la querella del fiscal, el presidente de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, incluyó como gastos ligados a la actividad empresarial lo que, en realidad, eran “gastos propios del consumo personal y familiar”. Cuatrecasas, argumentó el fiscal, evitó así la tributación en su propio IRPF. También eludió, entre 2006 y 2008, el pago del impuesto de sociedades mediante un entramado de empresas. Además, cometió fraude en el IVA y el impuesto de patrimonio, siempre según la querella.

“No aparece el más mínimo indicio de ocultación o defraudación”, replica el juez, porque la Agencia Tributaria tuvo un “íntegro y pormenorizado conocimiento” de todos los datos de esas sociedades y no apreció ninguna irregularidad. El juez cree que la ausencia de indicios es “palmaria” y reprocha que el caso se haya dirigido por la vía penal cuando podría haberse dirimido ante la Administración

El magistrado recuerda que los grandes bufetes de abogados pueden emplear, “dentro de la legalidad”, sociedades que “complementan un conjunto de actividades o prestaciones” y que pueden estar relacionadas, por ejemplo, con la “captación y fidelización de clientes” o la “adquisición de inmuebles”. Además, la actividad económica de las sociedades que el fiscal considera instrumentales es “real” y “en modo alguno puede apreciarse la existencia de sociedades ficticias o de fachada”, remacha.

El auto reprocha a la Agencia Tributaria que sostenga “una entelequia” y que “desconozca la realidad”. Alaba, en cambio, las explicaciones “concretas, precisas y técnicamente innegables” de Cuatrecasas en su declaración como imputado. Hacienda apreció una “diferencia” entre el valor real y el de mercado en el alquiler de bienes inmuebles. Y sin embargo, no inició un proceso de “justiprecio” para “solventar las discrepancias” técnicas. Tampoco dio a Cuatrecasas, reprocha el juez, la oportunidad de explicarse y dar su versión de los hechos.