Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
caso pantoja

Un perito destaca los ingresos en efectivo de Pantoja y Muñoz cuando eran pareja

La llegada de 'cash' a sus cuentas se disparó cuando la artista y el exalcalde eran pareja

Pantoja, a su llegada a la Audiencia de Málaga.
Pantoja, a su llegada a la Audiencia de Málaga. EFE

Un funcionario de la Agencia Tributaria que investigó la situación económica de Isabel Pantoja, acusada del presunto blanqueo de dinero del que fuera su pareja y exalcalde de Marbella, Julián Muñoz, aseguró ayer ante el tribunal que juzga el caso que se vieron ingresos “anómalos e inusuales” de efectivo en las cuentas de la artista y de sus sociedades. El funcionario precisó que ingresaron en 2003, ya comenzada la relación con el exregidor, más dinero en metálico que de 1996 a 2002, informa Europa Press.

En el juicio que se sigue en la Audiencia de Málaga contra Muñoz, sus exparejas Maite Zaldívar y Pantoja, y otras siete personas, el perito ratificó que “desde 1996 a 2002, la totalidad de ingresos en efectivo realizados por Isabel Pantoja asciende a 272.000 euros, solo en el año 2003 ingresa en efectivo en sus cuentas privativas 293.000 euros”, lo que “parece un cambio de comportamiento total”.

“No se adecuaban los ingresos en efectivos de 2003 y subsiguientes con los antecedentes operativos en cuanto a imposiciones de efectivos en cuentas bancarias”, subrayó el experto, quien hizo una vinculación entre esto y la carrera política de Muñoz y su relación con él, al que también le constan ingresos en efectivo en sus cuentas cuando era “concejal de a pie en la oposición” o solo empleado de una sociedad de la cantante.

El funcionario puso como ejemplo una de las cuentas de carácter privativo —en la que también está autorizada una persona de confianza de la cantante, Teresa Poyo— que no tuvo ingresos en efectivo desde que se constituyó en 2001, en 2002 hubo algunos de pequeñas cuantías y, en 2003, se registra “un salto cuantitativo en el movimiento, con ingresos muy importantes”.

Respecto a la sociedad Pantomar, donde se facturaban las galas y otras actuaciones relacionadas con su actividad artística, el funcionario aseguró: “Las cuantías, en cuanto a su magnitud y por las cifras, con ingreso de una cantidad redonda que nunca se había producido; la periodicidad de esos ingresos y la coincidencia es lo que nos hacía establecer que era una operación anómala e inusual”.

Según el funcionario, ese “cambio” desde 2003 también se observó en las declaraciones fiscales de Pantoja y sus sociedades, habían sido “consistentes y fiables” para pasar a omitirse “activos y pasivos y determinados pagos”.