Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUSEO DE REPRODUCCIONES

Los puentes históricos de Bilbao

El autor de las piezas es Jaime Gustavo Laíta y la muestra se podrá visitar hasta el 31 de enero

El Museo de Reproducciones Artísticas de Bilbao, dependiente de la Diputación Foral de Bizkaia y del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Bilbao, ha presentado la exposición Bilbao Zubiz zubi, que recoge 19 maquetas de puentes históricos de Bilbao. El autor de las piezas es Jaime Gustavo Laíta, que ha recreado en papel maché los puentes construidos en la Villa entre los años 1300 y 1902. La muestra, abierta hasta el 31 de enero, se completa con fotografías de Pedro Telesforo de Errazquin, que retratan puentes bilbaínos en la segunda mitad del siglo XIX.

La historia de Bilbao ha estado siempre emparentada a la de sus puentes y la exposición supone un recorrido por esta historia. Las maquetas representan con gran exactitud desde el primitivo puente de San Antón –cuya fecha de creación se desconoce pero que ya existía en el año 1300- hasta el puente del Tranvía de Los Caños, proyectado a finales del siglo XIX y que entró en funcionamiento en 1902.

En la exposición se acompañan fotografías relativas a los objetos reproducidos

Las fotografías de Pedro Telesforo de Errazquin muestran los puentes emblemáticos de la ciudad –San Antón, La Merced, San Francisco, Arenal y San Agustín, entre otros- tal y como eran a finales del siglo XIX. En las imágenes pueden apreciarse algunos ya desaparecidos, como el Puente de los Fueros.

Puente primitivo de San Antón (s. XV–1882). Se cree que el Puente de San Antón existió con anterioridad al año de fundación de Bilbao, en 1300. Existe constancia de que se reconstruyó en madera en 1334, tras ser maltratado por una riada. En 1463 se rehízo en piedra con traza gótica y en 1593 se destruyo por una riada. Los frecuente aguaduchus lo maltrataron de tal forma que tuvo que ser demolido en 1882.

Puente de Atxuri o nuevo Puente de San Antón (1877). Arquitecto: Ernesto Hoffmeyer. Comenzó a construirse en 1871 pero no se completó hasta 1877, a causa de las guerras carlistas. Convivió con el viejo puente hasta 1882, año en que este fue derribado. Destruido durante la Guerra Civil, se reconstruyó al final de la contienda.

Puente de los Franciscanos (1735–1737). Construido por frailes franciscanos para conectar un antiguo monasterio situado en la margen izquierda, unió ambas orillas durante apenas dos años. Una riada lo derribó.

Puente de madera de San Francisco (1794-1814). Arquitecto: Alejo Miranda. De estilo neoclásico y construido en madera de roble y piedra, inaugurado en enero de 1794. Veinte años después, las tropas francesas ocuparon Bilbao y lo quemaron.

Puente colgante de cadenas de San Francisco (1828-1852). Arquitecto: Antonio Goicoechea. Construido al estilo de las tendencias arquitectónicas de la época y buscando perdurabilidad y seguridad. A su inauguración acudió el rey Fernando VII.

Pasarela de San Francisco de alambre (1855-1880). Arquitecto: Félix Uhagón Reemplazó al anterior puente colgante y sustituía las cadenas por cables. Servía para el tránsito de obreros desde el Casco Viejo hacia los talleres, minas y fábricas de la otra orilla. Siguió abierto hasta 1880.

Pasarela de Hierro de San Francisco (1881-1937). Ingeniero: Pablo Alzola. Reemplazó al puente colgante de alambre. La construcción deja de ser colgante y pasa a ser una pasarela fija, construida en hierro y con un solo arco. En 1937 las bombas acabaron con este puente, que no sería reconstruido.

Puente provisional de Barcas (1813-1814). Creado por iniciativa de la Junta de Carpinteros de Bilbao tras la pérdida del puente de madera de San Francisco. Facilitaba el paso desde la calle Santa María hacia el antiguo hospital ubicado en el convento de la Concepción. Apenas se mantuvo en pie un año.

Puente de Barcas (1817-1818). Proyectado por Ingenieros militares de la Marina.

Nuevo Puente de Barcas (1818-1820) Ingeniero: Carlos María Abajo Situado frente a la calle Santa María, su construcción finalizó en 1818 y el 20 de agosto de 1820 una terrible inundación lo destruyó.

Pasarela de madera de la Merced (1874-1887). Tras la inutilización del puente de los Fueros, se da la circunstancia de que solamente el de San Antón une las dos márgenes de la ría. El Ayuntamiento aprueba con urgencia la construcción de una pasarela estrecha y de madera que perduró hasta 1887.

Puente de la Merced (1887-1937). Arquitecto: Ernesto Hoffmeyer. Tenía el importante reto de superar el desnivel existente entre las dos márgenes a la altura del convento de la Merced. Era un puente de singular belleza que, como otros, fue destruido durante la Guerra Civil. Su reconstrucción no siguió el modelo original.

Puente de los Fueros (1869-1874). Arquitecto: Sabino Goicoechea. Llamado así por la proximidad a la casa en la que se juraron los Fueros, a la altura de la Naja y frente a la calle Santa María. Se mantuvo en pie hasta que una bomba lo inutilizó en marzo de 1874 durante la tercera guerra carlista.

Puente de Isabel II (1848-1874). Arquitecto: Antonio Goicoechea. Construido para unir el Arenal y barrio de Ripa. Cinco años después de su inauguración en 1848, ya presentaba problemas graves, pues no estaba preparado para soportar el excesivo tránsito de personas, caballerías y el pesado transporte de material para el ferrocarril.

Puente del Arenal (1879-1937). Arquitecto: Adolfo de Ibarreta. Sustituyó al Puente de Isabel II. Era el más transitado de la Villa y paso obligado para las estaciones de ferrocarril, los muelles de Uribitarte y la Alhóndiga. Fue necesario ampliarlo en 1903.

Puente de San Agustín o del Ayuntamiento (1892-1937). Ingeniero: Antonio Ruiz y de Velasco. Bilbao construye su nuevo Ayuntamiento –el edificio actual- y se hace necesario unirlo con la otra orilla. El puente era giratorio para permitir el tránsito de barcos. Constaba de un solo arco, una celosía de vigas y una balaustrada ligera. Una vez más, la Guerra Civil acabó con el y no se reconstruyó.

Pasarela de la Peña Puente del Tranvía de Los Caños (1902-1983). Ingeniero: Gabriel Rebollo Comenzó a diseñarse a finales del Siglo XIX y se terminó de construir en 1902. Daba servicio al antiguo tranvía que unía Bilbao con Durango. Las devastadoras inundaciones de 1983 lo destrozaron y no se volvió a construir.