Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La autopsia confirma que Comas falleció por asfixia

La sociedad de Girona lamenta la muerte de Jordi Comas, presidente de la patronal, durante un asalto a su chalet

Unas 200 personas se han concentrado esta mañana frente a la sede de la patronal de Girona (Foeg) para guardar un minuto de silencio en homenaje a Jordi Comas, presidente de la federación muerto en la noche del domingo por asfixia durante un asalto a su casa en Platja d´Aro, en la Costa Brava. Comas, de 67 años, falleció después de que tres encapuchados irrumpieran en el chalet mientras él y su mujer estaban en el interior. “Condenamos enérgicamente lo que ha pasado”, ha afirmado la Foeg en un comunicado leído por el secretario general, David Hugas. Los Mossos d´Esquadra no han efectuado detenciones por este caso, que se encuentra bajo secreto de sumario.

La policía se encontró a Comas colocado boca abajo sobre el sofá y atado de pies y manos. La autopsia que se le ha realizado esta mañana ha determinado que el empresario murió asfixiado, aunque nuevos análisis aportarán más datos sobre las circunstancias del fallecimiento. Comas miraba la televisión y su mujer, Carme, lavaba unos platos en la cocina cuando tres ladrones encapuchados entraron en el chalet, en primera línea de playa, alrededor de las diez de la noche del domingo. En la planta baja de la casa, ajardinada y situada entre un bloque de tres pisos y una pequeña construcción, había una tercera persona que no se percató de lo que sucedía. Los ladrones irrumpieron y ataron al empresario de pies y manos y condujeron a la mujer hasta la caja fuerte en el despacho, de donde sacaron dinero. También se llevaron joyas.

El ambiente esta mañana era de indignación por una muerte “prematura” sobrevenida en circunstancias dolorosas. Comas no sufría ninguna dolencia importante, solo problemas de oído, y todavía albergaba planes para ampliar su actividad empresarial. “Era una persona que lo daba todo y nunca decía que no a nadie”, ha explicado Ernest Plana, vicepresidente de Foeg (Federación de Organizaciones Empresariales de Girona), entidad que Comas presidía desde 2009. “El diálogo, el consenso, la unidad y la lealtad fueron valores constantes en su vida, que aprendió de sus padres y aplicó”, afirmaba el comunicado. Comas era propietario de tres hoteles y un restaurante y una persona muy conocida en la provincia. Al minuto de silencio han acudido políticos y diversas personalidades de Girona, incluido el comisario de los Mossos d´Esquadra, Joaquim Belenguer.

Los tres ladrones golpearon a Carme, la esposa de Comas, y la ataron sirviéndose de diversos objetos que encontraron por la casa, como dos corbatas y un audífono del empresario. La mujer tardó una hora en desatarse y avisar a la policía, explica hoy el diario ‘El Punt Avui’. Pese al amplio dispositivo que montaron los Mossos d´Esquadra esa noche, los tres asaltantes lograron darse a la fuga.

El comisario de la policía catalana, Joaquim Belenguer, ha afirmado que el caso es un “prioridad” para el cuerpo y que se destinarán todos los recursos para dar caza a los tres delincuentes. El suceso ha provocado una gran impresión en la sociedad de Girona y ha creado cierta alarma que la policía ha intentado aplacar anunciando un aumento del control y el patrullaje en la zona. Varios empresarios presentes en el acto de esta mañana y que conocían bien a Comas han reclamado mano dura contra los delincuentes. “Hay que endurecer las penas”, ha declarado Joaquim Boadas, presidente del Girona FC y de la Federación de Asociaciones de Ocio Nocturno. El club rendirá homenaje a Comas, que era un asiduo al estadio, el sábado, y dejará vacío el lugar que este ocupaba en el palco. “Le echaremos de menos en el próximo partido”, ha dicho Boadas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información