Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joven de 27 años mata a sus padres en Orihuela y después se ahorca

El presunto parricida era toxicómano y tenía una orden de alejamiento de sus progenitores

Un joven de 27 años asesinó este domingo presuntamente a sus padres a puñaladas en la casa familiar en la que residían, en la pedanía de Desamparados en Orihuela (Alicante), y posteriormente se quitó la vida ahorcándose en una finca propiedad de la familia en Zeneta, otra pedanía de la población murciana de Beniel. Ambas se encuentran a unos ocho kilómetros de distancia. El padre tenía 60 años y la madre, 55. Los cadáveres del matrimonio fueron descubiertos al mediodía de este domingo por el otro hijo cuando iba a casa a comer. El supuesto parricida era toxicómano y todo apunta a que tenía problemas económicos. También tenía una orden de alejamiento suspendida por haber maltratado presuntamente a su madre, aunque “la incumplía habitualmente, con la connivencia de los padres”, según varias fuentes consultadas.

De hecho, un juzgado de Orihuela (Alicante) suspendió el pasado día 6 de noviembre la orden de alejamiento que el presunto autor del doble asesinato tenía con respecto a ellos, ya que la madre no declaró contra su hijo. El supuesto parricida no tenía una segunda orden en vigor dictada por otro juzgado de Murcia desde el pasado 22 de agosto, en contra de lo que se había dicho, según acaba de confirmar el juzgado de Murcia al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

El TSJCV ha especificado que el hecho de que la orden del juzgado de Orihuela estuviera suspendida no significa que ha sido archivada, sino que se suspendió la medida cautelar. Además, el presunto parricida tenía la obligación de comparecer los días 2 y 16 de cada mes en el juzgado de instrucción 1 de Orihuela, un extremo con el que cumplió en la última ocasión el pasado viernes.

La pareja fallecida, que tenía estos dos hijos, era muy conocida en Desamparados, donde vivían desde hacía muchos años en una casa en la huerta, situada en la vereda de la Buena Vida. “Eran gente trabajadora y que nunca había dado ningún problema”, afirmó un vecino que reconoció sentirse “consternado”. El pequeño núcleo urbano de Desamparados, de unos 3.100 habitantes, se encuentra “conmocionado” por lo sucedido. Fuentes municipales han indicado que mañana se decretará alguna medida de duelo. Los cuerpos sin vida del matrimonio fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal, en Alicante, para ser sometidos a un examen forense. El cuerpo sin vida del padre se encontraba tendido en el suelo de la cocina. El de la madre, estaba en el suelo del pasillo y tenía aún el cuchillo clavado, aunque su muerte podría haberse producido en el dormitorio, donde se han encontrado restos de sangre. Hasta el lugar se desplazó un médico de atención primaria y un Soporte Vital Básico, que no pudieron más que confirmar el fallecimiento.

La operación ha sido realizada con la colaboración de la Policía Nacional de Alicante y la Guardia Civil de Murcia y la policía científica trabaja en estos momentos para esclarecer los hechos y determinar la vinculación de las muertes.

El alcalde de Orihuela, Monserrate Guillén, ha condenado este “lamentable” suceso y ha anunciado que este mismo lunes convocará una junta de portavoces para determinar las acciones de duelo institucional. Ha apuntado que probablemente se convocará un minuto de silencio al mediodía por las tres muertes. El primer edil ha asegurado no conocer a esta familia y, por el momento, no tiene constancia de cuándo y dónde se realizará el sepelio.