Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciscar dice que si fuera Castedo dejaría todos los cargos públicos

El vicepresidente del Consell añade que se trata de una "decisión personal"

El vicepresidente del Consell, José Ciscar, ha admitido este viernes que si él se encontrase en la situación de la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, Sonia Castedo, imputada en caso Brugal, abandonaría “todos los cargos” públicos.

Ciscar se ha visto obligado a pronunciarse sobre la situación de Castedo, que también es diputada autonómica, tras difundirse las imágenes y el sonido de su declaración ante el Tribunal Superior de Justicia en relación con la supuesta corrupción urbanística en el Ayuntamiento de Alicante.

En la declaración, cuyo contenido ya se había difundido, se constata la estrecha relación de Castedo con el promotor Enrique Ortiz, imputado en el caso Brugal y también en el caso Gürtel. Las respuestas de Sonia Castedo para explicar sus conversaciones con el constructor y los regalos que de él recibió producen, en algunos casos, sonrojo.

El portavoz del Consell y vicepresidente ha insistido en que las actas de diputado o concejal corresponden legalmente a quienes las obtienen y no a sus partidos. Ciscar ha recalcado que, pese a ello, su opción personal en caso de ser imputado sería la de dimitir. Acto seguido, ha matizado que, tras recibir la imputación, hay cargos públicos que abandonan su responsabilidad y otros no, y muchos de estos son finalmente absueltos. “Hay una ley que dice que estas decisiones son personales, y a partir de ahí ya no hacemos más especulaciones, ni dibujamos otros escenarios en algo que no depende del presidente de la Generalitat, ni del Consell”, ha argumentado Ciscar, que no insistió tanto en las matizaciones en otros casos como el de Rafael Blasco, diputado y exportavoz del PP en las Cortes, imputado en el caso Cooperación.

Este viernes, el TSJ ha hecho pública una providencia en la que rechaza la petición de nulidad planteada por Ortiz en el caso Brugal por las prórrogas de las escuchas telefónicas entre 2008 y 2010.

Por otra parte, el portavoz del Consell ha anunciado que pretende elaborar un plan para redistribuir las cargas de trabajo en la Administración valenciana. Un plan que se pretende presentar en el primer trimestre del año que viene.

Según Ciscar, se trata de reorganizar el trabajo de acuerdo con la legislación vigente y contando con la participación de los sindicatos. La idea es reubicar a los funcionarios que han perdido carga de trabajo en otros puestos de atención al público o en departamentos que requieran un mayor refuerzo. “El plan no comportará ningún despido”.

El diputado socialista Rafael Rubio aseguró que se trata de un nuevo “brindis al sol” del Consell, que desde agosto de 2010 no ha publicado ninguna relación de puestos de trabajo.