Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MANUEL PALOMAR | PRESIDENTE DE LA CONFERENCIA DE RECTORES VALENCIANOS

“Una cosa es bajar presupuestos y otra no cobrar lo que nos deben”

El rector de Alicante tilda de "dramática" la situación financiera de las universidades

Manuel Palomer, rector de la Universidad de Alicante.
Manuel Palomer, rector de la Universidad de Alicante.

Manuel Palomar (Teruel, 1964) se estrena como presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Valencianas (CRUV) con un complejo panorama financiero. Las cinco universidades han sufrido en los últimos cuatro años un recorte presupuestario por parte de la Generalitat de 141 millones de euros. “Una cosa es bajar los presupuestos y la otra es no cobrar”, se lamenta el rector de la Universidad de Alicante.

 Pregunta. ¿Cómo van a notar las universidades el tijeretazo de 100 millones de euros previsto en los Presupuestos de 2013?

Respuesta. Será complicado porque tendremos que dejar de realizar proyectos pendientes y será difícil aprobar inversiones.

P. ¿El capítulo de personal no se puede recortar?

R. El conjunto de los rectores valencianos ya hemos dicho que lo prioritario es el empleo. En las universidades tenemos un personal muy cualificado, y debemos propiciar que los jóvenes que estaban accediendo a la carrera universitaria sigan teniendo alternativas. Hay que hacer esfuerzos por mantener a esos jóvenes investigadores.

P. Pero eso choca con el decreto del ministro Wert.

R. El decreto paraliza la carrera funcionarial, no podemos convocar más plazas. Pero en la etapa inicial de acceso a la universidad para investigadores deberíamos garantizar los puestos de trabajo de ayudantes doctores, que son garantía de futuro para la cantera de investigadores.

P. ¿Y dónde recortarán?

“Debemos esforzarnos para mantener

a los jóvenes investigadores”

R. En Alicante hemos puesto en marcha un plan de ahorro que supone tres millones de euros con una central de compras, menos gastos, licitaciones a la baja, cierre de edificios en vacaciones... Todos nos estamos apretando el cinturón, dejando de hacer lo superfluo garantizamos lo básico.

P. ¿Y la subida de tasas no ha tenido el resultado previsto?

R. Ha generado un sistema universitario diverso, en el que las tasas son diferentes en cada comunidad, y los estudiantes buscan la mejor opción. Si es más barato en Murcia, y les interesa, se van allí. Además, los universitarios se han matriculado de menos créditos y se han dejado de inscribir de tercera y cuarta convocatoria, que son mucho más caras este año.

P. ¿El sistema privado ha salido ganando?

R. El global de estudiantes que van a la privada ha descendido, optan más por el sistema público por calidad, prestigio o salidas laborales. Pero en Alicante aquellos estudiantes que tienen problemas para aprobar migran hacia la universidad privada.

P. ¿Cómo se puede fomentar la empleabilidad de los jóvenes?

R. La empleabilidad y la inserción laboral son claves. Las universidades tienen una doble balanza de formación, la universal que capacita a los estudiantes para los campos científicos y la especialización, pero estos últimos están más encorsetados con vías más precisas para el mercado laboral. Por eso debemos apostar por una formación global que permita acceder a varios puestos y tener una especialidad que dé un valor añadido.

P. ¿Las universidades valencianas sufren un problema de financiación especial?

R. La Universidad no está en crisis, nosotros somos víctimas de la crisis. El sistema público valenciano es sólido, coherente, con prestigio y gran reconocimiento, y sabemos qué tenemos que hacer y hacia dónde vamos, pero somos víctimas de esta crisis económica y social que nos azota. Y las autoridades deben ser conscientes de esto y entender que las universidades necesitan una financiación adecuada y estable como servicio público.

P. ¿En qué situación económica están las universidades?

“Ahora tenemos más sintonía con la Generalitat que con el ministro Wert”

R. La situación económica de las universidades es dramática. No debemos analizar solo el Presupuesto de 2013, porque aisladas esas cuentas podrían ser incluso aceptables porque se reducen solo un 7%. Pero si observamos en perspectiva, el conjunto de universidades valencianas recibió en 2010 unos 809 millones de euros; en 2011 fueron 789; este año 768 y para el próximo se habla de 668 millones. En cuatro años tenemos 141 millones menos, y eso obligará a realizar muchos ajustes, y buscar nuevas fórmulas. Pero lo peor no son esos recortes presupuestarios, sino que todavía hay una parte del dinero consignado para este año que no ha llegado. En la Universidad de Alicante nos deben 36 millones de euros (22 de la Generalitat y 14 del Ministerio de Educación). Para nosotros es vital empezar 2013 con lo que nos deben en las arcas de las universidades. Debemos destacar la lealtad institucional que tenemos con la Generalitat; nosotros asumimos que el presupuesto hay que reducirlo, pero una cosa es bajar y la otra es no cobrar el dinero que nos deben.

P. ¿Qué genera el retraso del Consell en pagar?

R. Una tensión financiera porque nos pagan tarde y mal, y debemos hacer préstamos y operaciones de crédito para pagar nóminas y facturas, y esos intereses los asume cada universidad, y no la Generalitat. En Alicante eso supone 2,5 millones de euros que también tenemos que recortar. Y la tercera reivindicación es la deuda histórica, que para Alicante supone 142 millones.

P. ¿Y pese a eso tiene buena sintonía con la Generalitat?

R. Nosotros reconocemos el compromiso de la consejera María José Catalá con los rectores para solucionar estas cuestiones. Afortunadamente el diálogo es absoluto. Ahora tenemos más sintonía con la Generalitat que con el ministro Wert. La consejera, pese a los recortes, al menos dialoga y busca acuerdos. Sin embargo, con el ministerio no compartimos ni las formas ni el modelo, porque no tiene ni modelo educativo ni científico, y eso es vital.