El Pakea Bizkaia afronta los 3.800 kilómetros de la travesía del Atlántico

El velero encara la parte más complicada de la primera etapa de la expedición Sobre la travesía de tres semanas pende la amenaza de condiciones meteorológicas imprevisibles

La tripulación del Pakea Bizkaia a su llegada al archipiélago de Cabo Verde el pasado viernes
La tripulación del Pakea Bizkaia a su llegada al archipiélago de Cabo Verde el pasado viernes

3.800 millas y tres semanas de navegación separan al Pakea Bizkaia de su próximo destino: Buenos Aires. Después de culminar con éxito la escala técnica en Cabo Verde, donde atracaron el pasado 26 de octubre, la expedición vasca capitaneada por Unai Basurko zarpa hoy rumbo a la ciudad argentina.

Las aventuras de los tripulantes del Pakea Bizkaia podrán seguirse en su página web y en las redes sociales a lo largo de estas tres semanas y también después, cuando pongan rumbo a Península Valdés. Declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco, esta zona recibe la mayor población reproductora de ballenas francas australes del planeta. La siguiente parada de la tripulación será Punta Arenas, ciudad chilena ubicada en el Estrecho de Magallanes, y a la que seguirá la ciudad más austral del mundo, Ushuaia.

Desde allí los tripulantes se prepararán para dar el salto a la Península Antártica, donde se sumará el surfista Kepa Acero en el marco del proyecto 5 Mares que explora olas vírgenes en los cinco océanos del Planeta. De ahí doblarán el Cabo de Hornos, al sur de Chile, para dirigirse a Montevideo (Uruguay), Brasil, y desde allí regresar al puerto de partida, Bilbao.

El cruce del Atlántico que enfrentan ahora constituye el momento más complicado de esta primera etapa de la expedición, ya que las condiciones meteorológicas que enfrentarán a lo largo de los próximos 21 días son imprevisibles. Se espera un extremo calor y unas altas cotas de humedad, sin contar con “las calmas ecuatoriales y sus imprevisibles chubascos de viento y lluvia", que como explica Basurko, "son la situación más temida”. Se trata de un fenómeno climático que se relaciona con el paso por el Ecuador terrestre y se caracteriza por vientos predominantemente flojos, variables y muy inestables. El problema para la navegación es que en pocos minutos pueden alcanzar intensidad de temporal y llegar de cualquier dirección como consecuencia de los chubascos que se forman.

La segunda semana de esta travesía la tripulación espera encontrarse con los vientos alisios del sureste. Estos les permitirán navegar amurados a babor hasta llegar cerca de la costa brasileña, sobre el paralelo 20 sur. Desde allí, se prevé que el viento sea cada vez más favorable durante la última semana, para poder navegar hasta la entrada del Rio de la Plata antes de arribar a la ciudad de Buenos Aires.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Pakea Bizkaia y su tripulación llegaron el pasado viernes al mediodía a Mindelo, en la isla de San Vicente de Cabo Verde. Durante tres días se han preparado para el cruce del Atlántico llenando los tanques de agua y aprovisionándose de frutas y verduras frescas. La isla de San Vicente es bastante árida, y algunos de los tripulantes del Pakea Bizkaia aprovecharon la escala técnica para visitar otra isla más al oeste del archipiélago, la de San Antonio, el pasado sábado.En la visita ascendieron al pico de 1.600 metros que domina la isla en el coche de un lugareño, conocieron a algunas de las gentes de la isla y disfrutaron de las bananas y el aguardiente de caña de azúcar casero.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS