Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de los catalanes mayores de edad sufren sobrepeso

El 80% de los encuestados dicen tener una buena percepción de su salud

La mitad de los catalanes están gordos. El 36% de los ciudadanos de entre 18 y 74 años presenta sobrepeso y el 13,9% directamente sufre obesidad, lo que supone un ligero aumento de estos dos indicadores con respecto a los de 2010, cuando las cifras fueron del 35,1% y del 12%, respectivamente. Por otro lado, el 80% de los encuestados dice tener una buena percepción de su salud. Estos son los resultados de la Encuesta de Salud de Cataluña de 2011, en la que cerca de 5.000 catalanes han respondido cuestiones sobre sus hábitos de vida, alimentación y salud.

La población catalana masculina es más propensa al sobrepeso, registrado en el 43% de los hombres, mientras que en las mujeres solo se da en el 28,7%. El informe, en el que se calcula el índice de masa corporal (IMC) en función de la estatura y el peso de los encuestados, indica que los catalanes tienden a descuidar su peso ideal a medida que envejecen: el grupo de edad de entre 65 y 74 años cuenta con un índice de obesidad del 20%, sensiblemente superior al del grupo de los de entre 45 y 65 y este, a su vez, superior al de los que tienen entre 18 y 45. Engordamos con la edad. Las cifras de IMC por debajo de lo saludable se dan en una cantidad mínima y muy poco significativa de las mujeres de entre 18 y 34 años. Curiosamente, aquellas con mayor nivel de estudios y mejor estatus social tienden más a un IMC por debajo de la media que aquellas con peores condiciones de vida.

El informe, elaborado por el Departamento de Salud y hecho público esta mañana, muestra que el 30% de la población se declara fumadora, diaria u ocasional, un porcentaje superior a la media europea (26,7 %). El 17,2% de los hombres y el 21% de las mujeres declaran llevar una vida lejos de la actividad física y el deporte. Aunque solo el 20% de la población es sedentaria, el 88% de los encuestados no sigue las recomendaciones sobre buenos hábitos alimentarios, como la ingesta diaria de cinco piezas de fruta y verdura. Durante 2011, el 92% de los ciudadanos visitaron a un profesional de la salud, y 9 de cada 10 personas se declaran satisfecha con el funcionamiento de los servicios sanitarios.