Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP quiere que Basagoiti encabece la delegación que negociará con el PNV

La decisión final dependerá del nivel de la representación peneuvista

Antonio Basagoiti, en un momento de la comparecencia tras conocer los resultados de las elecciones en el País Vasco.
Antonio Basagoiti, en un momento de la comparecencia tras conocer los resultados de las elecciones en el País Vasco. EFE

El PP pretende que sea su propio presidente, Antonio Basagoiti, quien encabece la delegación del partido que se sentará en la mañana del próximo miércoles con el PNV dentro de la ronda de contactos que el ganador de las elecciones del 21-O va a abrir con todas las formaciones que han logrado escaño.

La decisión final dependerá, según fuentes populares, de la que el lunes adopte a su vez el PNV, que ese día reúne a su ejecutiva nacional, sobre el nivel de su representación. La clave radica, lógicamente, en si a su frente estará el presidente peneuvista y ganador de las elecciones, Iñigo Urkullu.

Tras los contactos que hasta ahora han mantenido ambas partes para cerrar la cita, el acuerdo inicial es que las respectivas comisiones estén integradas por tres miembros. A falta de cerrar los flecos y, sobre todo, de saber en detalle a quiénes tendrán enfrente, el PP manejaba ayer que su delegación estuviese integrada por Basagoiti; su número dos, Iñaki Oyarzábal, y la presidenta del Parlamento, Arantza Quiroga. Son, además, los respectivos cabezas de lista en cada territorio con los que el partido se presentó a los comicios del pasado domingo.

Los populares irán a la cita del próximo miércoles “a escuchar”

Los populares acudirán a la cita “con un planteamiento abierto y a escuchar”, según fuentes del partido. De esa forma, no llevarán ninguna propuesta concreta sobre la que debatir posibles acuerdos. “En función de lo que nos digan, podremos hablar de si hay lugar para otras reuniones”, añadieron las mismas fuentes.

Los populares vascos tienen sobre la mesa otra cuestión que quedará despejada la próxima semana: la posibilidad de que Mari Mar Blanco siga en el Cámara pese a haber perdido su escaño en las urnas. En el partido siguen corriendo las especulaciones de quién cedería su escaño para dejar un hueco a la hermana de Miguel Ángel Blanco. La decisión está en manos de Basagoiti, eso sí, siempre que ella quiera seguir en la Cámara de Vitoria.

Dirigentes populares recalcan que Blanco, quien el próximo martes será elegida presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, tiene su vida y su familia asentadas en Madrid, máxime con este nuevo cargo. Blanco sustituirá en el puesto a Maite Pagazaurtundua, un relevo que se venía gestando desde hacía varios meses.