Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castedo responde con evasivas tras rechazar el juez anular su declaración

El representante de la alcaldesa de Alicante alega que las preguntas exceden el contenido de la causa

Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante, ha atendido a los periodistas a las puertas del Tribunal Superior de Justicia valenciano.
Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante, ha atendido a los periodistas a las puertas del Tribunal Superior de Justicia valenciano.

Al tercer y último día la alcaldesa de Alicante se cansó de responder. Aunque en septiembre pasado Sonia Castedo, imputada en el caso Brugal por los presuntos delitos de revelación de información privilegiada, tráfico de influencias y cohecho por proporcionar presuntamente información del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad al constructor Enrique Ortiz, aseguró contundente que tardaría 10 minutos en aclararle al juez todo, ayer, al abordar la tercera sesión de interrogatorios y tras más de 13 horas de preguntas y contestaciones, cambió de estrategia y se dedicó a dar respuestas evasivas a las cuestiones planteadas por el fiscal. Finalmente, este dio por concluido el interrogatorio.

A media mañana, el abogado de Castedo, Juan José Martínez Albert, pidió la nulidad de la declaración realizada por la regidora hasta ese momento porque en ella se habían incluido grabaciones intervenidas por orden judicial que la defensa considera nulas. Tras escuchar a las partes, el magistrado Juan Climent, instructor en la causa después de que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana asumiera el caso dada la condición de aforada de Castedo y de su antecesor, Luis Díaz Alperi, resolvió inadmitir la petición. El interrogatorio prosiguió pero Castedo pareció perder la memoria. Tras acabar sus preguntas el fiscal, la alcaldesa de Alicante se negó a responder a las acusaciones.

“Preveo acabar con el fiscal antes de que el fiscal acabe conmigo”

“Yo vengo a responder por unos hechos, pero no vengo a dar opiniones sobre conversaciones que tengan terceras personas, conversaciones en las que yo, en ocasiones, ni siquiera aparezco, ni se me nombra”, manifestó Castedo al terminar tras otras cuatro horas de interrogatorios su declaración ante Climent, que arrancó el viernes pasado. “Aún así, he seguido respondiendo a todas y cada una de las preguntas que se me ha realizado por parte del ministerio fiscal”, aseguró a continuación. Aunque según las acusaciones no lo hizo con la misma intensidad que en días anteriores, quizá aconsejada por su defensa.

Según la letrada de la acusación popular de EU, Castedo no aclaró ninguno de los extremos que le planteó el fiscal Anticorrupción, Felipe Briones. El representante del ministerio público centró su interrogatorio en el supuesto reparto de poder en área de Urbanismo entre Castedo y su antecesor en el cargo, Luis Díaz Alperi. Briones recurrió para ello a diversas conversaciones entre Ortiz y Castedo y el promotor y Díaz Alperi en el que se aluden a ese supuesto pacto. La regidora declinó entrar en detalles y se limitó a comentar que no hubo tal pacto y que no recordaba a que se refería el contenido de las grabaciones.

Una de las grabaciones, en concreto del 18 de mayo 2009, deja entrever una supuesta “ascendencia” de Ortiz sobre Castedo. El magistrado le preguntó por esa posibilidad y Castedo respondió que “eso es una fantasmada de Ortiz”. En esa conversación, Ortiz dice: “Es que el tema es gordo, estoy viendo el plan general y me destroza por todos los lados, es que es increíble… los puñeteros adscritos estos…”. Y Castedo responde: “Pues... voy a ver si puedo apañarlo para el miércoles”.

A la vista de la desidia de la alcaldesa por las preguntas del fiscal, siempre las mencionadas fuentes jurídicas, Briones optó por dar por concluido el interrogatorio. La causa proseguirá el próximo 5 de noviembre, cuando Díaz Alperi pase a declarar.

La declaración de Castedo concluyó con las preguntas de su defensa y del abogado del promotor Ortiz, también imputado. Fueron cuestiones generales relativas a si favoreció o no a Ortiz. La alcaldesa dijo que actuó siempre dentro de la legalidad. En este último tramo de su interrogatorio, Castedo admitió que cesó de intercambiarse regalos con la familia de Ortiz tras el estallido del caso Gürtel. “Hasta entonces pensábamos que era algo normal, entre amigos”, dijo.

Entre las anécdotas del día figura la alarma que generó en la regidora las supuestas reacciones a unas declaraciones realizadas por ella misma a primera hora, antes de entrar a declarar. Preguntada por si creía que iba a acabar (el interrogatorio) con el fiscal respondió: “Espero acabar con él antes de que él acabe conmigo”, respuesta que los medios publicaron como una broma sobre su resistencia a un interrogatorio maratoniano. “Parece ser que se ha entendido como una amenaza mía”, comentó a los medios alarmada, y les hizo una petición: “Sí que me gustaría, por favor, poder obtener la grabación, porque me han dicho que es posible que la lleven al ministerio fiscal”.