Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas presenta las elecciones catalanas como la “primera vuelta” de la consulta

El presidente de la Generalitat admite que necesitará la complicidad de la UE

Artur Mas, presidente de la Generalitat.
Artur Mas, presidente de la Generalitat.

Artur Mas enfoca las elecciones catalanas del 25 de noviembre como el primer paso de su proyecto para que Cataluña vote un referéndum de autodeterminación. El proceso que quiere abrir a partir de ahora el presidente catalán pasa por ganar por mayoría absoluta —aunque él suele rehuir este término— y que eso le permita después plantear abiertamente el referéndum. “Ahora toca la primera vuelta de las elecciones y dentro de uno, dos, tres, o máximo cuatro años tocará la segunda vuelta, que será el momento de la consulta”, explica.

En una entrevista publicada ayer en El Periódico, Mas aporta nuevos detalles de sus aspiraciones, aunque sigue evitando la palabra “independencia”. “Este proyecto es comparable con unas elecciones a doble vuelta. Y la gente debe saber que antes de hacer nada será llamada a una segunda vuelta. La decisión final no la tomaremos nosotros. Será el pueblo catalán quien decida. Estas elecciones son para saber si hay una mayoría soberanista para poder celebrar la consulta en los próximos cuatro años”.

Son muchos en Cataluña quienes acusan a Mas de inconcreción y de no saber exactamente a dónde quiere llevar a los ciudadanos. Desde los sectores independentistas también se tiene la sensación de que tanto el presidente catalán como Convergència i Unió están improvisado para evitar que la oleada soberanista de la calle les pase por encima.

Ante esta situación, Mas pide tiempo para explicar su proyecto. Y no es probable que aporte detalles antes de las elecciones del 25 de noviembre. En palabras del líder de CiU, que no se convoque aún la consulta “no significa que no vayamos definiendo este posible Estado propio catalán”, y promete buscar amplios consensos.

Las encuestas no dan a CiU la mayoria absoluta que buscan sus líderes

Menos claro es aún a la hora de explicar cuál sería el estatus internacional de una Cataluña independiente. Mas admite que, como mínimo al principio, Cataluña quedaría fuera de la Unión Europea. La semana pasada afirmó que, quizás, la exclusión del club europeo no duraría más de 24 horas. Ahora no es tan directo.

En la entrevista de ayer, el presidente catalán admite que antes de promover la consulta, su Gobierno tendrá “una labor previa en la Unión Europea”. Esto es, buscar complicidades entre los Estados miembros para que reconozcan la personalidad de Cataluña como nación y presionen al Gobierno español. Y es que Mas admite que muchos catalanes no estarían por la labor de embarcarse en una aventura que les dejara fuera de la UE. “No es menor saber si este Estado [el catalán] formaría parte de la Unión Europea y del euro, y si es que no, por cuánto tiempo”, dice en referencia a la necesidad de establecer una línea de comunicación fluida con la UE.

En cualquier caso, el discurso nacionalista pasa estos días más por la llamada a la movilización total de todos los catalanistas a favor de CiU que por detallar qué van a hacer con los votos. Son ya muchas las voces en la federación que admiten que una maniobra tan arriesgada como la que ha emprendido Mas no podrá completarse sin una mayoría absoluta que por ahora no muestran las encuestas.

El número dos de CiU, Oriol Pujol, admitió la semana pasada que sin una mayoría absoluta, el proyecto de Mas quedaría “tocado”. CiU tiene ahora 62 escaños de un total de 135, y las encuestas le auguran una horquilla entre 65 y 69. O sea, que tiene la mayoría absoluta a su alcance, pero no con la claridad que desean sus líderes. De ahí que incluso Josep Antoni Duran i Lleida, el líder de Unió, haya emplazado a Mas a preocuparse de buscar esta mayoría antes de platearse qué tipo de pregunta hará en una eventual consulta.