Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de Alicante lo niega todo

Sonia Castedo reconoce su amistad con Ortiz pero declara que no filtró información

Sonia Castedo, junto a su abogado, a la salida de la sede del Tribunal Superior de Justicia, en Valencia.
Sonia Castedo, junto a su abogado, a la salida de la sede del Tribunal Superior de Justicia, en Valencia.

La alcaldesa de Alicante y diputada del PP en las Cortes Valencianas, Sonia Castedo, negó este viernes ante el juez Juan Climent prácticamente todo lo que aparece en el sumario del caso Brugal y la implica en el supuesto trato de favor al constructor Enrique Ortiz a la hora de elaborar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad. Aparte de reconocer su voz y la de su marido en las conversaciones intervenidas durante la instrucción, o de admitir su relación de amistad con el empresario imputado en la causa, Castedo intentó desmentir, a veces con intervenciones confusas o poco esclarecedores, cualquier irregularidad en su gestión.

Así, desmintió que hubiera filtrado datos del PGOU al mayor constructor y propietario de suelo del municipio. O que hubiera aceptado regalos o el pago de viajes por parte del constructor.

Castedo acudió este viernes por primera vez ante la sede del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana para prestar declaración una vez que el alto tribunal aceptara hace un mes seguir con la instrucción de la causa dados los indicios de delito cometidos en el marco del caso Brugal por la actual alcaldesa y por su predecesor en el cargo, Luis Díaz Alperi, ambos aforados dada su condición de diputados en las Cortes Valencianas.

La regidora y el enredo de la lotería

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, va recuperando la memoria sobre cómo pagó sus vacaciones en Andorra con Enrique Ortiz entre el 28 de diciembre de 2009 y el 4 de enero de 2010 a medida que la investigación del caso Brugal va cerrando puertas.

Desde el estallido del escándalo del PGOU, la regidora ha mantenido que pagó en metálico los 2.672,52 euros que costaba el viaje. Pero la policía comprobó que no había realizado ninguna extracción de dinero en efectivo de sus cuentas corrientes ni de las de su marido con el que hacer frente a los gastos.

En su declaración de ayer, el abogado José Luis Romero, que representa la acusación popular de EU, preguntó a la regidora sobre la procedencia de ese dinero. Según Romero, la alcaldesa contestó que una parte se lo dio su madre y su abuela y otra procedía del dinero de la venta de lotería de Les Fogueres. El letrado insistió: “¿Restituyó luego ese dinero a la comisión de la foguera Según Romero, la regidora guardó silencio.

A su salida del TSJ, Castedo negó la versión del abogado de EU sobre el pago del viaje y dijo: “A ver si van a decir ahora que he pagado el viaje con el dinero de la lotería de Les Fogueres”.

Pero si no hay acuerdo sobre el origen del dinero, no menos curioso es el trámite de la factura. La regidora solicitó el justificante el mismo día que trascendió la acusación del fiscal por el supuesto amaño del PGOU, el pasado 25 de octubre de 2010. La respuesta de la Agencia de Viajes de El Corte Inglés, donde se gestionó el viaje, al juez fue así: “Solo nos consta una factura emitida a nombre de doña Sonia Castedo Ramos, de fecha 25 de octubre de 2010 por importe de 2.672, 52 euros, incluidos los seis euros de gastos de gestión”.

La comparecencia de Castedo se preveía breve, dado que su comienzo estaba fijado a las diez de la mañana y se había convocado a Díaz Alperi apenas dos horas más tarde. Sin embargo, a medida que prestaba declaración se decidió aplazar la citación del exalcalde. Castedo, que llegó hora y media antes de lo previsto, quizá para eludir a los medios de comunicación apostados a la puerta del Palacio de Justicia, salió finalmente de la sede del TSJ, tras casi nueve horas de declaraciones, pasadas las ocho de la tarde.

No acaba ahí su cita con Climent, puesto que el lunes a partir de las diez de la mañana tendrá que seguir contestando a las preguntas del fiscal y, si concluye su declaración, la sala se ha reservado la jornada del martes para que comparezca Díaz Alperi. De no ser así, sería Sonia Castedo la que acudiría por tercer día.

A la salida del TSJ, la alcaldesa de Alicante atendió a los medios aunque eludió referirse a nada de lo declarado ante Climent. Eso sí, aseguró que no tenía “por qué dimitir” a pesar de que se le imputan los delitos de revelación de información privilegiada facilitada por autoridad, tráfico de influencias y cohecho. Según las conversaciones intervenidas bajo autorización judicial, la alcaldesa habría facilitado información privilegiada a Ortiz y hasta habría amañado el PGOU para plegarlo a los intereses del constructor.

La comparecencia de Castedo fue laboriosa pues las preguntas de los fiscales se centraron en las diversas conversaciones mantenidas entre los imputados. La alcaldesa sí reconoció su amistad con el constructor pero negó trato de favor cuando se le puso la conversación en la que la alcaldesa le dice: “Te hemos apañado también lo de... lo que hay entre el APA 9 y Lomas del Garbinet [actuaciones urbanísticas en las que Ortiz tiene intereses]”. En ese punto, la alcaldesa se extendió con unas explicaciones complejas y difíciles de entender sobre un problema con un ciudadano que reclamaba parte del suelo afectado. Explicaciones que no se enmarcarían en el trato normal entre un cargo público y un constructor con evidentes intereses urbanísticos.

Cuando se abordó una conversación sobre un vehículo Mini Cooper que presuntamente le regaló el constructor, Castedo aseguró que el coche lo pagaron una amiga y asesora, Julia Castelló, y el marido de esta.

La alcaldesa sí reconoció haber recibido un regalo de la mujer de Ortiz con motivo de su cumpleaños, el 23 de diciembre. Se trata de una chaqueta que aseguró que cambio por cheques de El Corte Inglés puesto que ya tenía una prenda igual.

En cuanto a algunos viajes sospechosos, Castedo aseguró que uno que realizó a Andorra en 2008 lo pagó con dinero que tenía en cuentas de familiares y que en el caso de otro efectuado a Ibiza en el yate de Ortiz sí que abonó los gastos a escote en metálico. No explicó el motivo por el que la fecha de las facturas es posterior a la del viaje.