Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cien intelectuales impulsan un manifiesto federalista

Los firmantes piden el voto para la izquierda con discurso federal

Isabel Coixet.
Isabel Coixet.

Más de un centenar de intelectuales de mundo de la cultura y de la Universidad de la órbita del PSC e Iniciativa han suscrito un manifiesto en el que piden a los electores que el próximo 25 de noviembre opten por fuerzas políticas de izquierdas —sin concretar— y con un “potente discurso federal”. Los firmantes sostienen que el proceso soberanista impulsado por Artur Mas, y el Parlament no es la única vía de futuro válida al tiempo que alertan de que pone en peligro “la cohesión social”. “No es el camino para mejorar las condiciones de vida de los catalanes ni desde el punto de vista económico, social ni cultural”, señalan.

El texto, titulado Llamamiento a la Cataluña federalista y de izquierdas, reconoce la dificultad de la apuesta por el escaso eco que ha tenido en el PP y el PSOE, pero instan a la izquierda catalana a reivindicar un federalismo desacomplejado ante el Estado. Su objetivo es que los comicios no se conviertan en el reduccionismo de “independencia sí, independencia, no”. El manifiesto, que en última instancia tampoco descarta el referéndum, lo firman, entre otros, la catedrática Victoria Camps, los exfiscales José María Mena y Carlos Jiménez Villarejo, la cineasta Isabel Coixet, los escritores Anna Maria Moix e Ignacio Martínez de Pisón, el agitador cultural Joan Estrada y los abogados Maria Helena Bedoya, Albert Ricart y Mateu Seguí. Esperan recoger más firmas a través de la web www.federalistaidesquerres.cat.

El texto alerta de que el 25-N se vote  el dilema de ‘sí’ o ‘no’ a la independencia

Los firmantes deploran el “camino mágico” que Mas atribuye a la independencia con sus llamadas a liberarse “del peso muerto de España”. “Es un discurso en el que se mezclan verdades a medias y exageraciones como afirmaciones tan populistas y agresivas como que España nos roba”.

El texto rechaza tanto la visión apocalíptica de una secesión como los argumentos “azucarados del independentismo” y aboga por el diálogo. Los firmantes, sin embargo, insisten en que se ha extendido la idea de que la ruptura se haría “sin costes económicos excesivos, sin fractura social y políticamente amable”. “Las virtudes de la independencia no soportan un análisis riguroso y es una estrategia para esquivar una realidad rotunda desde hace muchas generaciones: que la mayor parte de la ciudadanía comparte catalanidad y españolidad”.

Más información