Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reus lleva a los tribunales nuevas pruebas de las irregularidades de Innova

El Ayuntamiento ya hizo entrega en verano al organismo de justicia de una primera remesa de informes y una auditoría sobre el 'holding' municipal

Carles Pellicer, alcalde de Reus.
Carles Pellicer, alcalde de Reus.

El secretario y el interventor general del Ayuntamiento de Reus se desplazaron ayer hasta la sede del Tribunal de Cuentas, en Madrid, para aportar más información sobre las presuntas irregularidades detectadas en el holding empresarial municipal Innova, que el órgano fiscalizador está investigando.

El Consistorio, gobernado por CiU y PP, llevó entre junio y agosto al Tribunal de Cuentas informes económicos y una auditoría de gestión sobre un cúmulo de malas prácticas llevadas a cabo en la corporación municipal hasta 2011, cuando Lluís Miquel Pérez (PSC) era alcalde de Reus y el expresidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS) Josep Prat dirigía Innova. El Consistorio rehusó confirmar la cita con el Tribunal de Cuentas porque, afirmaron, “el Ayuntamiento no comenta nunca las agendas de los funcionarios”. Sin embargo, diversas fuentes apuntan a que los dos altos cargos se desplazaron a Madrid.

Sobre la mesa del Tribunal de Cuentas se encuentran, entre otros, el pago de 720.000 euros ordenado por Prat a Carles Manté, exdirector del CatSalut entre 2007 y 2011. La formación política Ara Reus denunció el caso y ahora tanto Prat como Manté están imputados. Ambos declararán el 22 de noviembre en los juzgados de la capital del Baix Camp.

Auditoría

El Tribunal de Cuentas, además, analiza una auditoría realizada por Faura-Casas sobre los dos últimos años en los que Innova estuvo gestionada por Prat, entre 2009 y 2011. El documento abarca más de 3.000 páginas. En él se reflejan contrataciones a dedo, pago de sueldos e incentivos a altos cargos de manera injustificada, concesiones de avales dudosos y facturaciones irregulares en las empresas del holding. La auditoría revela que el propio Prat, que controlaba todos los entresijos de Innova, cobró el 30% de su sueldo, es decir, 68.000 euros anuales, en incentivos que no están justificados.

En los dos últimos ejercicios, el expresidente del ICS percibió del Consistorio de Reus 280.000 euros al año y tenía a su disposición un Audi A6. Otra veintena de cargos y empleados también cobraron incentivos de Innova no justificados. En ocasiones las retribuciones variables fueron superiores a las fijas y no se especificaba qué objetivos se debían cumplir para recibirlas.