Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat pide que se retrase la limpieza del pantano de Flix

La extracción de 700.000 metros cúbicos de residuos tóxicos de Erkimia divide a partidos y Administraciones

Frente a la fábrica de Ercros, el muro de contención construido para descontaminar el pantano.
Frente a la fábrica de Ercros, el muro de contención construido para descontaminar el pantano.

La extracción de los 700.000 metros cúbicos de residuos tóxicos y radiactivos vertidos durante un siglo por la empresa química Ercros (antes llamada Erkimia) en el pantano de Flix (Ribera d’Ebre) es inminente. Acuamed, sociedad estatal dependiente del Ministerio de Agricultura y encargada de ejecutar la limpieza, planea empezar los trabajos de descontaminación este otoño, en apenas unas semanas, con el objetivo de no perder las ayudas europeas comprometidas para el proyecto. Sin embargo, en Tarragona la decisión ha hecho saltar todas las alarmas: todavía no están acabadas las obras del plan de restitución territorial, es decir, los pozos, canalizaciones y depósitos alternativos que deben asegurar el agua potable a los municipios dependientes del Ebro en caso de producirse un episodio de contaminación durante la succión de los lodos. Por esta razón, menos en el Ayuntamiento de Flix, gobernado por el PSC y ERC, el anuncio de Acuamed ha caído como un jarro de agua fría entre los otros alcaldes del territorio, en su mayoría de CiU. Tanto es así que tienen la intención de batallar junto con la Generalitat para retrasar la descontaminación del pantano.

El consejero de Territorio y Sostenibilidad del Ejecutivo catalán, Lluís Recoder, ha enviado una carta al ministro de Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias-Cañete, pidiendo que no se inicie la extracción del material tóxico hasta terminar las obras del plan de restitución territorial. Según sostiene Recoder, la posición de la Generalitat es “clara y contundente” y “sería una gran imprudencia” ejecutar ya la descontaminación.

La UE se hace cargo del 70% de los 150 millones que costará limpiar Flix

Son en total 13 localidades dependientes del río Ebro y otras 59 poblaciones en las que se prevén mejoras en su sistema de captación de agua potable. A principios de mayo de este año solo se habían ejecutado siete de la cuarentena de maniobras previstas en los anexos 1 y 2 (considerados los más importantes) del plan. Según la Agencia Catalana del Agua (ACA), desde entonces la tabla ha evolucionado mucho, con algunas expropiaciones pendientes ya pagadas y otras en estado de tramitación. Estas actuaciones fueron consensuadas entre Acuamed, la ACA y los municipios implicados. La ACA se encarga de redactar proyectos y de las expropiaciones, pero la crisis económica de la entidad —con una deuda de 1.300 millones de euros a finales del 2011— junto con problemas burocráticos entre las Administraciones habían retrasado los trabajos. Acuamed justifica la extracción inmediata de los lodos por estar las actuaciones cercanas al río, consideradas de emergencia, ya realizadas. El PSC, ERC e ICV también se han manifestado a favor de iniciar ya la descontaminación de la zona afectada.

En el proyecto de Presupuestos del Estado para 2013 se prevé destinar 45 millones de euros a Flix. Las obras de descontaminación del pantano cuentan con un presupuesto total de entre 155 y 165 millones de euros, de los cuales la Unión Europea se haría cargo de más del 70%. Sin embargo, para garantizar los fondos europeos las obras deben justificarse el próximo año, y de aquí viene la rapidez de Acuamed en querer desencallar las maniobras. Además, en 2015 la descontaminación debería estar finalizada.

Aun así, los alcaldes situados río abajo piden calma. El alcalde de Tortosa, Ferran Bel (CiU), el miércoles se reunirá con el director general de Acuamed, Arcadio Mateo, para exponerle sus razones. “La decisión se contrapone a nuestras demandas, estamos dispuestos a ofrecer facilidades, tenemos expropiaciones pendientes para la conexión de un pozo que no llegan a los 5.000 euros. No es nuestra competencia, pero desde el Ayuntamiento estamos dispuestos a hacernos cargo del importe”, explica Bel. Tal como están ahora las obras, según sostiene el alcalde de Tortosa, en caso de un episodio de contaminación sería inviable mantener el agua potable con cubas en el pueblo de Jesús, el cual cuenta “con 4.000 habitantes y un hospital de 300 camas”. “Un día o dos se podría aguantar así, pero no más, esperemos que reflexionen y se den cuenta de la gravedad de la situación”, sentencia también el convergente Antonio Suárez, alcalde de Riba-roja y portavoz del Consejo Comarcal de la Ribera d’Ebre. En este sentido, el pleno del Ayuntamiento de Ascó aprobó el 27 de septiembre una moción para pedir que no se realice la descontaminación de Flix hasta tener asegurado el suministro del agua potable.

Los miedos no parecen infundados: el vertedero de residuos del pantano de Flix, descubierto en 2004, está compuesto por organoclorados, metales pesados (mercurio, níquel y arsénico) y radionucleidos (contaminación radiactiva). La actuación prevista para extraerlos es muy delicada y pionera en el mundo, manifiesta Acuamed. Consiste en levantar un muro de acero en el fondo del agua para confinar los residuos, llevarlos con una draga a una planta especial donde se descontaminarán y después transportarlos a un vertedero. La organización Greenpeace en su último estudio sobre la cuestión, publicado el año pasado y llamado <CF1001>Consecuencias ocultas, destaca el elevado peligro de los lodos del pantano para las personas, la fauna o la flora. “Nadie sabe cómo van a reaccionar los lodos cuando se empiecen a remover. Ya están siendo fatal porque se detectan sustancias tóxicas de Flix en los peces del delta, si hay una gran riada y los lodos descienden río abajo, las consecuencias podrían ser fatales”, concluye Sara del Río, responsable de la campaña de contaminación de Greenpeace en España. La decisión de Acuamed de empezar la descontaminación este otoño parece firme. El director general de la sociedad viajará a las comarcas del Ebro en las próximas semanas. Allí expondrá a la Generalitat y a los municipios implicados en el calendario definitivo.