Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tauroni: 23 contratos con el Consell

El cerebro de la trama es el único de los imputados por el fraude en las subvenciones de cooperación que sigue en prisión

Augusto César Tauroni, el único de los imputados por el fraude en las subvenciones de cooperación que sigue en prisión, ha tenido 23 contratos con al menos cuatro consejerías de la Generalitat Valenciana.

Así lo revela la respuesta del Consell a la diputada socialista Clara Tirado, que preguntó por las concesiones a las empresas de Tauroni General de Comunicaciones y Servicios (GCS) y Lonerson por parte de la Administración autonómica.

La respuesta se limita a enumerar los expedientes en los que están involucradas ambas empresas. Son tres de la Consejería de Economía, Industria y Comercio; ocho de Hacienda y Administración Pública; dos de Sanidad, y nueve de Justicia y Bienestar Social. En este último apartado hay que añadir un contrato para la gestión del teléfono del menor. Tauroni, un hombre muy próximo a Rafael Blasco, cerró en marzo, poco después de su detención, la empresa GCS, que gestionaba, por ejemplo, el teléfono de atención al consumidor.

Las diputadas Clara Tirado, del PSPV-PSOE, y Mireia Mollà, de la Coalició Compromís, que presentaron ante la Fiscalía Anticorrupción en octubre de 2010 las denuncias que han llevado a la imputación de Blasco, defenderán mañana en el pleno de las Cortes sendas propuestas para crear una comisión de investigación sobre el saqueo de las subvenciones de cooperación cuando Blasco era consejero.

La socialista Tirado dijo ayer que el TSJ “ha comprobado la importancia de Blasco en el sumario como autor intelectual del fraude, mientras Tauroni ejercía de autor empresarial”. Según Tirado, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, debería empezar “una limpieza” del Grupo Popular “empezando por pedirle a Blasco el acta de diputado, dado que las pruebas son demasiado contundentes”.

Para Mireia Mollà, “lo que debe hacer Blasco es dimitir de diputado”. La parlamentaria considera “inmoral que ocupe un escaño mientras se decide sobre la creación de una comisión de investigación”.

Mollà recordó que desde el principio los indicios señalaban a Blasco “en uno de los casos de corrupción más documentados, ante el que el PP ha dejado hacer sin tomar medidas y ha sido la justicia la que ha tenido que actuar”.