Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta adeuda más de 250 millones a 2.000 empresas de formación

José Antonio Ocaña, presidente de la patronal de las escuelas de formación, mostró su pesimismo ante la tormenta de cierres por quiebra que se les avecina

Las empresas de formación se encuentran en un callejón sin salida. La Administración pública, principal vía de ingresos, adeuda a las casi 2.000 empresas que configuran esta actividad en Andalucía más de 250 millones de euros. Y además de la falta de liquidez en las arcas de la Junta para pagar lo debido, el departamento que hasta ahora tenía las competencias, la Consejería de Empleo, incluida ahora en la macroárea de Economía, Innovación, Ciencia y Empresa, que dirige Antonio Ávila, ultima los detalles del traspaso de esta materia a la Consejería de Educación, que debe estar concluido antes del 31 de diciembre.

La patronal de las escuelas de formación, que bajo las siglas de Cecap agrupa a unas 350 empresas andaluzas, y que este fin de semana ha desarrollado su congreso nacional en Sevilla, soportan una pesada losa. Su presidente, José Antonio Ocaña, mostró el pasado viernes su pesimismo ante la tormenta de cierres por quiebra que se les avecina. Y es que tras reunirse con responsables de la Junta el pasado día 27, la respuesta fue la misma: “No hay dinero”.

Cecap ha decidido poner en manos de los abogados los impagos de la Junta, en un paso previo a acudir a los tribunales de justicia. Y es que lo más preocupante del tema es que la antigua Consejería de Empleo, además de hacer agua por el tema de los ERE, parece evidenciar un caos de enorme magnitud también en este apartado. La demora de pago de estos cursos es de media de dos años en la mayoría de los casos, y de algo más de tiempo en un buen número de cursos. Pero lo más incomprensible es que todos los cursos habían sido previamente adjudicados y disponían de una dotación presupuestaria, sin que se sepa a qué se ha destinado ese dinero. “Eso es lo que queremos saber. A qué lugar ha ido ese dinero a parar”, afirma Ocaña, quien no se atreve a calificar de “desviación de fondos públicos” lo ocurrido.

“No queremos usar esa expresión, ni ninguna otra, de momento. Preferimos que un informe jurídico que hemos encargado nos lo diga en 15 días. Lo que digo es que todos los cursos habían sido adjudicados y disponen de su partida presupuestaria con nombre y apellidos”, añade.

Ocaña apunta que no solo las 350 empresas agrupadas en Cecap están afectadas por los impagos, sino que el sector agrupa a unas 2.000 sociedades entre las que, además de academias de formación y escuelas taller, se encuentran organizaciones sociales, sindicales y empresariales, a las que tampoco se les ha abonado el importe total de los cursos. Los cierres que ya empiezan a producirse y los despidos pueden afectar a un colectivo de más de 20.000 trabajadores en toda Andalucía.

De momento, la oferta académica para este curso, principalmente dirigida al colectivo de personas sin empleo, se encuentra casi totalmente paralizada, salvo algunos cursos en ejecución del pasado ejercicio. El ejercicio pasado se finalizaron alrededor de 798 cursos de formación en la comunidad, mientras que más de 920 se retrasaron en su inicio.

El balance es desolador. Fuentes de la Junta han indicado que del pasado ejercicio “apenas se ha ejecutado el 30%”, y que la oferta para este curso está “bloqueada hasta que se transfieran las competencias a Educación”.