Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garitano reclama la soberanía porque “España no tiene futuro”

El mandatario oculta a los grupos de la oposición sus planes para el futuro

El diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, antes de comenzar el debate de política general. Ampliar foto
El diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, antes de comenzar el debate de política general.

Martin Garitano se despojó de su rango de diputado general de Gipuzkoa y adoptó en las Juntas Generales el papel de jefe de la oposición en una estrategia para contrarrestar las críticas que el resto de los partidos le lanzaron por su “inacción” al frente de la Diputación y la ausencia de iniciativas concretas para el futuro. Con este ejercicio táctico, más allá de defender su gestión, se erigió en víctima de la mala herencia recibida de su antecesor, preso de los recortes de los Gobiernos central y vasco, y diana del “linchamiento y criminalización” al que le están sometiendo el resto de los partidos. A falta de un esbozo sobre la acción de gobierno que quiere liderar, Garitano volvió a reivindicar la necesidad de dar pasos hacia la creación de un Estado vasco propio, porque, según dijo, “el Reino de España no tiene futuro como tal”. “La vía es la independencia de Euskal Herria”, sentenció.

Garitano se presentó en el debate sobre política general de las Juntas, que sirve para abrir el curso político en el territorio, con un discurso de corte defensivo que terminó irritando a sus oponentes. Markel Olano, del PNV, le recriminó su actuación basada en “el fraude y la imposición”; la socialista Rafaela Romero, una “autocomplacencia y autobombo” propia de “las políticas de la derecha”, y Juan Carlos Cano, del PP, le echó en cara haberse tomado “un año sabático”. Solo los representantes de Bildu y Aralar aplaudieron las decisiones del Gobierno foral.

Romero (PSE) echa en falta “autocrítica” y lamenta la pose de “brazos cruzados”

Con la normalización política y la paz como ejes centrales de su intervención, Garitano se arrancó con un alegato soberanista como remedio a la actual crisis. Afirmó que el modelo de estado en España está “en crisis” y ésta “no se va a superar con el parcheo, el café aguachirle para todos o el coqueteo con la reforma de impuestos” que plantea el Gobierno de Rajoy. “Miren a Cataluña”, dijo antes de expresar su convencimiento de que en Euskadi “la libertad va a ganar” y el pueblo vasco “tendrá su lugar en el concierto de las naciones”.

De la crisis económica, el mandatario de Bildu lamentó el fracaso de las recetas del pasado basadas en “una dependencia de los intereses de los grandes capitales privados” y en impulsar la “política del cemento” con la construcción de “infraestructuras gigantes o trenes de alta velocidad que sólo han supuesto trabajo para las constructoras, beneficios para los bancos y deudas para las administraciones”. Garitano solo se detuvo a repasar su gestión para destacar los pasos hacia la “equidad y progresividad” de los cambios fiscales introducidos en Gipuzkoa y la lucha contra el fraude o el “enorme esfuerzo” que está haciendo Gipuzkoa en matria social pese a las “reducciones” que está aplicando Madrid. En este punto resaltó la creación este año de 280 plazas residenciales que supondrán 140 nuevos empleos. También elogió la labor de su gabinete en favor de la movilidad, que se concretará en el impulso de un sistema de financiación de las carreteras “más justo” y la puesta en marcha del billete único en marzo de 2013.

Cano (PP) recalca que Bildu se ha tomado “un año sabático”

Durante la réplica a los grupos, Garitano defendió la cesión de dependencias forales a militantes del colectivo de apoyo a los presos de ETA Herrira “por razones políticas, humanitarias y de justicia social” que están “recogidas en la legislación”. Previamente, Cano le recriminó que permitiera que Herrira utilizara unas salas del Departamento de Infraestructuras Viarias “como si fueran la Fonda Ugarte, todo incluido gratis”, en alusión a Larraitz Ugarte, titular del citado departamento. “Hay cantidad de organismos que recurren a locales e infraestructuras forales para su uso y, en este caso, está más que justificada por razones políticas e humanitarias”, afirmó Garitano. La “falta de autocrítica”, la insistencia en “echar la culpa de todo a otros” y la pose de “brazos cruzados” del Gobierno foral de Bildu fueron objeto de las críticas del PSE-EE. Romero calificó de “nefasta” la gestión de Garitano, a quien acusó de, “cual Montoro en versión abertzale independentista”, se ha dedicado a “excusarse en la herencia recibida y en los dramáticos números de la crisis”.

También anunció que los socialistas no van a apoyar en adelante más censuras individuales como la que provocó el cese del diputado de Medio Ambiente Juan Carlos Alduntzin, nombrado poco después jefe de gabinete del diputado general, salco que esa reprobación vaya dirigida a Garitano.

Cano también trajo a colación la necesidad de desalojar al diputado general, aunque el PP ya ha asumido que esta no será posible desde que el PNV ha decidido no actuar contra el máximo responsable de la Diputación.

El PNV quiere guiar a Bildu

Si Martin Garitano eligió ser oposición, en el improvisado cambio de papeles que se escenificó ayer en las Juntas Generales, el portavoz del PNV, Markel Olano, asumió por momentos el papel institucional que le corresponde al primero.

Fue enumerando las acciones y medidas que debería adoptar en la actualidad la Diputación guipuzcoana para fomentar la economía, y anunció que su partido va a presentar una moción para que el Gobierno foral de Bildu presente antes de marzo de 2013 una norma foral sobre promoción económica. Es una iniciativa, según explicó el dirigente del PNV, para que “la oposición marque el camino” a un Garitano que “está perdido” en esta materia.

Olano aseguró que su partido va a iniciar una ronda con agentes sociales para redactar un texto articulado a la espera de una respuesta de Bildu: “Si se cumple y Bildu presenta la norma foral, el PNV estará dispuesto a negociarlo y si no presentará el suyo”, aseguró. Ante este ofrecimiento, Garitano le respondió que él tiene “la mano tendida” para resolver el problema de la crisis económica.

El PNV consideró que “la Diputación de Bildu ha colocado a Gipuzkoa en situación de riesgo”, dijo Olano, quien hizo hincapié en lo paradójico que resulta que Garitano no quiere elaborar un plan anticrisis “porque no sirve para nada” y, al mismo tiempo, el diputado general de Gipuzkoa “se coloca en cabeza de la manifestación de la huelga general” prevista para mañana en Euskadi. “Eso es inaceptable”, le reprochó.