Educación subvencionará las tarteras con 1,45 euros

El Consell intenta reconducir la tensión con la comunidad educativa por los recortes

El vicepresidente Ciscar, este viernes, junto a la pantalla que mostraba a la consejera Català en la referencia del Consell.
El vicepresidente Ciscar, este viernes, junto a la pantalla que mostraba a la consejera Català en la referencia del Consell. TANIA CASTRO

Los niños de las tarteras tendrán, finalmente, quien se responsabilice de ellos durante el almuerzo. La Consejería de Educación decidió este viernes que destinará 1,45 euros por alumno y día para sufragar el coste de los monitores que se ocuparán, fuera del horario lectivo, de los niños que se lleven la comida de casa. La consejera de Educación, María José Català, explicó que este dinero se incluirá dentro de la partida de gastos de funcionamiento que se transfiere a los centros de Primaria y Secundaria que disponen de comedor.

Con esta decisión, el Gobierno valenciano intenta reconducir la tensión existente en la comunidad educativa por los recortes presupuestarios en materia de comedor y transporte del alumnado. Y, sobre todo, asume que la introducción del tupper en la escuela no estará exenta de dificultades. Para empezar será necesario contratar a personal que tutele el comportamiento y la convivencia del alumnado con tarteras que no quiera, o no pueda, abonar el menú diario de 4,25 euros que se servirá en los comedores escolares tras el recorte de becas.

Un ‘tupper’ reglado

Consejo Escolar. Tendrá que decidir por mayoría de dos tercios si el centro puede ofrecer el servicio de tupper. Cuántas plazas disponibles libres quedan en el servicio de comedor ordinario y, si hay una demanda superior, fijar qué alumnos tienen prioridad.

Educación. Incluirá en los gastos de funcionamiento ordinarios del centro 232 euros anuales por cada alumno que haga uso del tupper para subvencionar la contratación de monitores y uso de las instalaciones.

Familias. Tendrán que aceptar las normas de uso del tupper del consejo escolar y la consejería les facilitará una guía para que elaboren los menús de sus hijos.

Así, el Consell se compromete a incluir en los gastos de funcionamiento de los centros educativos una cantidad de 232 euros anuales por cada alumno con tupper. Català afirmó que este dinero se transferirá lo antes posible, pero admitió que todavía hay centros de Secundaria a los que se les adeudan cantidades correspondientes al comedor del curso pasado. Es decir, que el gasto se pagará con posterioridad.

La Consejería de Educación evitó explicar cuánto dinero se ahorrará este curso en gastos de comedor y de transporte con respecto al curso pasado. Català señaló que en el presupuesto de la Generalitat de 2012 tiene consignados 70 millones de euros para hacer frente a estos gastos y que todavía no conoce cuánto dinero se consignará para 2013.

La decisión de subvencionar el tupper, a la que se mostraba reacia la Consejería de Educación, se acompaña de otras directrices. Los consejos escolares serán quienes decidan el número de alumnos que pueden utilizar el tupper en función de las vacantes existentes en el comedor escolar y las características propias del centro educativo. Un número de alumnos que solo podrán disponer de las plazas no ocupadas por los alumnos que utilicen el servicio de comedor ordinario.

La decisión tendrá que ser adoptada, además, en los consejos escolares por una mayoría de dos tercios. Si hay más demanda de alumnos con tupper que plazas, tendrá prioridad el alumno que tenga beca de transporte escolar pero no de comedor. Y también aquellos alumnos que no puedan comer en casa por el horario laboral de sus padres.

Los consejos escolares, para asegurar las condiciones higiénicas, elaborarán una normativa que deberán aceptar las familias. De los fondos del comedor se tendrá que facilitar, al menos, un frigorífico y un microondas para facilitar el servicio del tupper.

La Consejería de Educación también fija el número de monitores que serán necesarios para atender a los alumnos. En los niños de tres años, una persona por cada 15 alumnos o fracción superior a ocho. El resto de alumnos de Infantil (4 y 5 años) tendrán que disponer de un monitor cada 20 alumnos o fracción superior a 10.

En Primaria y 1º y 2º de ESO, se tendrá que garantizar un cuidador por cada 30 alumnos o fracción superior a 15. Si se trata de alumnos de Educación Especial la ratio será de un monitor por cada seis alumnos o fracción superior a uno.

Català dará dinero para contratar monitores pero no cuantifica el ahorro

Català insistió en que al desvincular las becas de transporte de las becas de comedor el Gobierno valenciano puede “llegar a más familias”. La consejera restó importancia a las protestas que realizan padres y madres de distintos centros educativos de la Comunidad Valenciana por la retirada del transporte, fundamentalmente, y el comedor subvencionado. “Se trata de un porcentaje de incidencias bajo”, insistió la titular de Educación

Català también aprovechó para informar al Consell del inicio del curso universitario y anunció que su departamento estudia prolongar la vigencia de los libros escolares de cuatro a cinco años, aunque no descarta ampliarla a seis.

La consejera compareció al término de Consell en compañía del vicepresidente y portavoz, José Ciscar, que salió al paso de las críticas por el gasto de 360.000 euros en un contrato de transporte, manutención y atención de ciudadanos invitados (jubilados, colegios, vecinos, etc.) a conocer las instituciones (desde sedes oficiales, a museos y parques naturales) de la Generalitat. “Alguien, desde la ignorancia, ha tergiversado la finalidad del programa”, indicó.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50