Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La primera decisión de González: conceder la medalla de oro a Aguirre

González preside su primer Consejo de Gobierno tras la dimisión de Esperanza Aguirre

"La sensación es de cierta orfandad", admite

Primer consejo de Gobierno de Madrid sin Aguirre como presidenta. Ampliar foto
Primer consejo de Gobierno de Madrid sin Aguirre como presidenta.

No era la primera vez que Ignacio González presidía la reunión semanal del Consejo de Gobierno. Pero la de este jueves no fue como las de antes. Fue especial. Distinta. El inicio de una nueva era, después de que el lunes dimitiera Esperanza Aguirre como presidenta de la Comunidad. “No es la primera vez que he presidido el Consejo, ha habido otros en que lo he hecho y hay que destacar la normalidad. Pero esta sensación de provisionalidad si Dios quiere terminará la semana que viene… La sensación, el hecho de que Esperanza ya no esté en el día a día es de tristeza, de una cierta orfandad, pero también estoy satisfecho por el hecho de que la presidenta haya decidido lo que ha considerado lo mejor para ella y para todos. Respeto su decisión y le deseo lo mejor”, ha expresado el presidente en funciones, a la espera de su ratificación la semana que viene.

En un gesto hacia la dirigente popular y mentora de los cinco consejeros y tres consejeras del Ejecutivo, la primera medida del Consejo de Gobierno ha sido conceder la medalla de oro de la Comunidad —la máxima distinción regional— a Esperanza Aguirre “por los méritos que todos comprendemos: trabajar por los madrileños y españoles”.

La medalla que Aguirre no quiso (en 2008)

El PP reformó el 9 de junio de 2008 la normativa que regula el régimen de concesión de condecoraciones de la Asamblea solo para que Aguirre no se quedara sin su medalla de oro tres días después. El 12 de junio se celebraba un pleno extraordinario, con motivo del 25º aniversario del Parlamento autonómico, para entregar el distintivo a los exjefes del Gobirno regional —Joaquín Leguina (PSOE) y Alberto Ruiz-Gallardón (PP)—, los seis anteriores presidentes de la Asamblea y los ponentes del Estatuto de Autonomía. 

Para poder incluir en el homenaje a su jefa de filas, los populares modificaron el acuerdo que establece el régimen de concesión de las medallas. Hasta aquel momento, solo recibían la condecoración quienes habían finalizado su mandato, en reconocimiento a los servicios prestados. Aguirre iba, por entonces, por el primer año de su segundo mandato. Sin embargo, pocos minutos de que comenzara la ceremonia, Aguirre renunció a la condecoración y pidió que la entrega no se efectúe "hasta que no finalice su mandato". Es decir, ahora.

“Hay que mirar adelante, pero no tengan ninguna duda de que espero seguir hablando con mucha frecuencia con Esperanza, llevo trabajando con ella más de 20 años y no voy a renunciar a su experiencia, consejos y conocimientos”, ha enfatizado González con un punto de emoción en la voz. “Se ha tomado unos días de vacaciones, pero hablo con ella todos los días… Es una gran aficionada al móvil”, ha añadido González en una comparecencia distendida en la que un amigo, ferviente de izquierdas, le ha estampado dos besos a su llegada. Una muestra de cariño que, según la versión del hasta el lunes vicepresidente, también ha recibido desde el Partido Popular. "No recuerdo quién me llamó primero, recuerdo como 500 mensajes en el móvil pero no sé decir. No he echado en falta ninguna llamada. Desde el primer momento la inmensa mayoría de mis compañeros me han expresado su respaldo y se lo agradezco de corazón”.

Sobre la polémica montada por quién sucederá a Aguirre en la presidencia regional del partido González ha recurrido al mensaje de los últimos días: “Cuando llegó aquí Esperanza no tenía la presidencia del partido, y desde entonces lo fue y lo sigue siendo. Esa es la situación, y mientras lo siga siendo no se plantea”. En la era preAguirre, Pío García Escudero mandaba en el partido y Alberto Ruiz Gallardón en la Comunidad. Aguirre cambió esa tendencia —al igual que otros barones regionales— y en el último año allanó el camino de González dentro del PP limpiándolo de los enemigos internos de González —y ella misma— como Francisco Granados.

El punto álgido ocurrió en el congreso del pasado abril, en el que González fue nombrado por unanimidad secretario general del PP de Madrid. Si finalmente logra acaparar el poder máximo —habrá que ver si los marianistas mueven ficha—, quien suena como siguiente secretario general es Borja Sarasola.

 

“Respeto mucho la posición que quieran adoptar los grupos de la oposición. Trataré de exponerles mi proyecto y punto de vista para los próximos años. Formo parte de un proyecto que se inició en 2003, participo de mismos principios y valores que ha representado de manera extraordinaria Esperanza Aguirre. Con las diferencias en los enfoques personales que se puedan hacer, las grandes líneas van a seguir así”, ha respondido ante el anuncio de PSM, IU y UPyD de votar en contra de su investidura si continúa con el “mismo proyecto continuista”. “Voy a pedirles su colaboración, la de todos, porque se pueden obtener más fáciles soluciones”, ha tendido puentes.

Otras de las medidas aprobadas han sido destinar 45 millones de euros a la extinción y prevención de incendios forestales. “Consiste en la contratación de todas las brigadas que preparan nuestros montes para evitar que se produzcan incendios”, ha matizado González, que también ha apuntado que el Gobierno está reservando suelo en Campo Real “para un posible segundo aeropuerto en la región”.

Mientras Aguirre se relajaba en Ibiza con unas amigas —voló el miércoles con Ryanair, como una turista más— tres días después de sorprender a todo el mundo, incluida Génova, con su dimisión inmediata como presidenta de la Comunidad, González daba sus primeros pasos a los mandos del Ejecutivo. Presidiendo la mesa. Con los integrantes del Gobierno, embarcados en un proceso de promoción que se resolverá la semana que viene, sin perder detalle.

González no ha desvelado los cambios que barrunta en una remodelación del Gobierno que se da por segura. Las dudas son conocer si habrá cambios cosméticos o de un carácter más profundo. “Cada cosa a su tiempo, primero el debate de investidura, luego tomar posesión y después ya formar el Gobierno. Muchos compañeros forman parte, como yo, de este Ejecutivo desde hace años… Todo el mundo es indispensable para llevarlo adelante, y todos cuentan”. González ha venido a descartar la hipotética fusión de más consejerías: “No tengo configurado el Gobierno, pero el número de consejerías lo hemos ajustado notablemente en los últimos años y creo que ya es suficiente”.

La apuesta independentista del presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha sido muy criticada por González. “No es admisible bajo ningún concepto querer cambiar un cromo que sea independencia por dinero. Mariano Rajoy lo ha dejado muy claro. No se pueden hacer planteamientos que rompen el marco constitucional vigente, y si alguien no lo quiere respetar, que lo diga claramente. No es admisible ni planteable en época de crisis o bonanza romper la Constitución. Me parece razonable que alguien quiera plantear una financiación, como Madrid. Es legítimo plantearlo, pero se debe resolver en los órganos comunes”, ha observado. Respecto a la revisión del sistema de financiación autonómica que viene reclamando Madrid —en 2013 percibirá 992 millones menos del Estado—, González ha indicado que “siguen” las conversaciones con Hacienda. “Espero que podamos concluirlas en los próximos días, cuanto antes, para tener claro el marco para el año que viene”.

También ha tenido su tiempo uno de los clásicos del último año: Eurovegas. González ha negado que peligre el proyecto con Aguirre fuera de la partida. ”No, no, los representantes de Las Vegas Sands del señor Sheldon Adelson han hecho llevar su voluntad de seguir adelante con el proyecto y yo les he trasladado que es un proyecto importantísimo para nosotros. Cuando pase el debate, la investidura y la posesión del cargo tengo prevista una reunión con los representantes de Eurovegas”, ha querido zanjar cualquier duda sobre la operación.

El presidente en funciones ha aprovechado la ocasión para dejar claras sus inclinaciones futbolísticas: “Yo soy del Real Madrid de toda la vida, desde pequeñito, lo que no quita que sea antinada, cuando por ejemplo tengo a todo el sector femenino de mi familia del Atleti. ¡Son hooligans! A partir de ahí, soy de todos los equipos de la Comunidad. El Rayo lleva muchísimos años defendiendo, con muchas dificultades, el fútbol base de nuestra región. Y el Getafe hace también una extraordinaria labor. Es un lujo para Madrid tener cuatro equipos en Primera División. Les deseo a todos el mayor de los éxitos”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información