La Xunta no adelantará el cierre del Presupuesto pese al déficit desbocado

Facenda evita cerrar las cuentas en septiembre como hizo en 2011

Alberto Núñez Feijóo
Alberto Núñez Feijóo

A diferencia del año pasado, la Xunta no tiene prisa por cerrar el ejercicio presupuestario. Si en 2011 la Consellería de Facenda dio la orden el último día de septiembre y a partir de entonces ya no se pudo comprometer gasto para ningún nuevo proyecto, este año todavía no hay fecha, según admitió ayer el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, quien dio a entender que la instrucción puede demorarse hasta noviembre, pasadas las elecciones gallegas. “Supongo que se hará en las próximas semanas una vez que entremos en octubre, entre octubre y noviembre es cuando se cierran los presupuestos en los últimos treinta años en la Xunta y en prácticamente todas las administraciones públicas”, aseguró.

Preguntado por las razones que le han llevado a retrasar el cierre de las cuenta con respecto a 2011, el presidente optó por desentenderse de la decisión, que atribuyó a la conselleira de Facenda, Elena Muñoz. “Supongo”, dijo Feijóo, “que habrá cambiado el estado de la tesorería y la capacidad de la Xunta para la tramitación presupuestaria pero ya le digo que será cuando la consellería de Facenda traiga al Gobierno la orden de cierre presupuestario”.

Lo que ha cambiado en la tramitación presupuestaria este año es que las cuentas van peor, que Galicia consumió durante el primer semestre dos tercios del déficit permitido para todo el año: 604 millones de euros. A falta de medio ejercicio, la Xunta ya había alcanzado el 1,07% del PIB cuando el tope para todo el año es del 1,5%. Pese a todo este año sí el presupuesto seguirá abierto. De él tiró ayer el presidente para anunciar una aurotización de gasto de 58 millones de euros para añadir un nuevo edificio al hospital de Ourense.

Las obras comenzarán antes de final de año —ni Feijóo ni la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, explicaron si será antes de las elecciones— y se prolongarán durante dos años. La conselleira se entretuvo en el dieño de las 308 habitaciones, ancho de pasillos e incluso en las dos plazas con zonas verdes que la rehabilitación del complejo hospitalario habilitará en dos de sus entradas cuando por fin concluyan los trabajos.

No fue el único anuncio con tintes electorales que dejó la reunión de ayer del Consello de la Xunta. Hubo noticias para Vigo: la aprobación de un área de usos recreativos para los terrenos de la antigua escuela técnica de la Armanda en Vigo (ETEA) que abrirá la playa del Areal a los vecinos, un convenio con el Consorcio de esa ciudad para prorrogar el plan de rehabilitación del casco histórico y 1,5 millones de euros destinados a crear nuevas plazas de residencia para atender da personas con parálisis cerebral.

Más información
El Gobierno cerró el presupuesto antes
La Xunta reconoce que dejó de admitir facturas
La Xunta rebasa el plazo para fijar su techo de gasto

Eso en cuanto a los capítulos de gasto porque la reunión del Ejecutivo dio también para anunciar medidas de ahorro de la próxima legislatura. El plan de residuos sanitarios reducirá 15 millones de gasto en cuatro años, la reunificación de todos los centros tecnológicos de la Xunta en la Cidade da Cultura que se fraguará esta semana, 12 millones más que la Xunta dejará de gastar en el próximo mandato.

El presidente redundó también en la buena noticia que supone la contratación de dos floteles por parte de Pemex con una inversión cercana a los 400 millones de dólares. Según Feijóo, los astilleros pueden ya empezar a hacer pedidos de chapa y ponerse a trabajar. Al tiempo que se felicitó del desenlace de sus gestiones para lograr carga de trabajo en el sector naval, Feijóo cargó contra “el nivelazo de oposición” que hay en Galicia, aludiendo a las críticas del PSOE a los sucesivos anuncios sobre los pedidos de Pemex a astilleros gallegos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS