Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En alerta ante el desalojo

La Corrala La Alegría, el inmueble ocupado por cinco familias en Sevilla, monta un dispositivo de vigilancia después de conocer la orden judicial

Miembros de las familias de La Corrala La Alegría vigilando, este martes, la zona de la calle Feria por miedo al desalojo. Ampliar foto
Miembros de las familias de La Corrala La Alegría vigilando, este martes, la zona de la calle Feria por miedo al desalojo.

El edificio ocupado por cinco familias el 30 de agosto en Sevilla, al que bautizaron como la Corrala La Alegría, está en riesgo de ser desalojado. Así lo confirmaron este martes fuentes del movimiento 15-M que apoyan esta ocupación y la de dos inmuebles más en la capital sevillana.

La noticia de un posible desalojo surgió el lunes cuando los vecinos de la Corrala se enteraron por la prensa de que el Juzgado de Instrucción número 13 de Sevilla había dictado una orden de desalojo, ya que la empresa propietaria del inmueble, Inversiones Plaza Nueva 9, había denunciado la ocupación. Ese mismo día, los habitantes del edificio, situado en el número 158 de la calle Feria, montaron un dispositivo de alerta para vigilar que no se produjera el desalojo, que por el momento no se ha hecho efectivo.

Uno de los abogados del 15-M se desplazó este martes al juzgado de Sevilla para confirmar que la existencia de la orden judicial. “Descubrimos que había sido desestimado el desalojo para el día de hoy, pero que sigue en vigor”, comentaron este martes fuentes del movimiento.

Cinco familias viven en la Corrala La Alegría: hay 11 personas, entre ellas dos niños de unos 14 meses y un menor de 17 años. Desde que saltó la alerta del desalojo se han hecho turnos de vigilancia tanto fuera como dentro del edificio. Incluso los propios vecinos de la calle Feria están volcados con las familias. “Creemos que puede haber un desalojo en cualquier momento”, afirmaron fuentes del 15-M, por eso han montado un plan b ante la inminencia de verse otra vez en la calle. “Las familias se sienten apoyadas porque están convencidas de que luchan por una vivienda digna”, aclararon las mismas fuentes.

Hasta el día de antes de que se produjera la ocupación había gente trabajando en las viviendas y las herramientas estaban dentro del edificio porque la empresa estaba modificando las instalaciones para transformar el inmueble en un hostal, alegaron en su momento los propietarios del edificio. “Nosotros estamos dispuestos a devolverles los materiales”, certificaron este martes fuentes del movimiento. Inversiones Plaza Nueva 9 interpuso la denuncia, y la Corrala La Alegría justificó la ocupación en su página web alegando que el inmueble era “un activo tóxico de Bankia” porque “sobre la finca hay formalizado un préstamo hipotecario de 2.084.333 euros, cuyo periodo de carencia, vencido el 3 de julio de 2012, ha sido prorrogado en tres ocasiones por la entidad bancaria”.

A pesar de los frentes abiertos, la Corrala está en alerta y dispuesta a seguir reivindicando el derecho a una vivienda digna. “Podremos resistir con una lucha de forma pacífica. Esto antes o después se conseguirá, como se consiguió el derecho a la educación”. Aunque lanzan una advertencia: “Es imposible que tengan vigilados todos los edificios de Sevilla”.